"Me gusta la responsabilidad y me siento feliz de poder retribuir"

ACNUR tiene más de 17.300 empleados, la mayoría de los cuales trabaja sobre el terreno. Conoce a Luis Jose Faife, un conductor en Mozambique.

Luis Jose Faife sentado en su vehículo del ACNUR en Beira, Mozambique.
© ACNUR / Helene Caux

Nombre: Luis Jose Faife, 34 años, de Mozambique

Título del puesto: Conductor.

Años en ACNUR: quince meses. Se unió dos meses después de que el ciclón Idai azotara en marzo de 2019, matando a más de 600 personas en Mozambique, los vecinos Malawi y Zimbabwe. El ciclón Kenneth golpeó semanas después, desplazando alrededor de 2,2 millones de personas en total. El cambio climático y la extensa costa del país a lo largo del Océano Índico hacen que Mozambique sea aún más propenso a los ciclones.

¿Por qué te convertiste en trabajador humanitario?

Soy residente de toda la vida de la ciudad de Beira, una de las áreas más afectadas por Idai, y fui testigo de primera mano de la devastación que causó.

Escuchamos en las noticias que habría un ciclón, pero lo ignoramos. Pensamos que sería un poco de viento y lluvia que pronto pasaría. Más tarde ese mismo día, comenzó a llover mucho. No estábamos preparados en absoluto.

El viento soplaba con mucha fuerza, se podía escuchar el sonido, como un silbido. Mi casa temblaba, podía escuchar el techo temblar y los tornillos estaban a punto de soltarse. En mi barrio, la mayoría de las casas se vieron afectadas y muchos techos volaron. Vimos cómo los cocoteros y los mangos eran arrancados por el viento.

Tenía una pequeña librería en el mercado, así que fui a verla por la mañana, después del ciclón. En el camino, me sorprendió, ¡era como otra ciudad! Parecía que no había caminos y los árboles los habían bloqueado. Vi a gente llorar y otros decían: “No hay más vida en Beira. ¿Qué hacemos ahora? ¡Todo está destruido! "

Vivir en Beira y ver cómo el ciclón destruyó muchas vidas me hizo querer ayudar a otros, por lo que me uní al ACNUR como conductor.

¿Cuáles son las cosas más gratificantes / desafiantes de su trabajo?

Siempre es gratificante estar en condiciones de ayudar a las personas necesitadas. Aprecio la responsabilidad que tengo como conductor, aunque es un trabajo muy duro. Lo importante que recuerdo de mi entrenamiento es que, cuando conduzco, todos los que están en el vehículo están en mis manos. Significa que tengo que trabajar de una manera muy tranquila y concentrada para asegurarme de que las personas lleguen a su destino de manera segura.

Actualmente trabajo en el norte, donde más de 250.000 personas han sido desplazadas desde 2017 por los ataques violentos de grupos armados. Desde el año pasado los ataques se han intensificado y la inseguridad es el principal desafío en la actualidad. Significa que no podemos llegar a algunas áreas donde las personas están desplazadas y necesitan nuestra ayuda y apoyo, y que no podemos estar con nuestras familias en esta parte del país. Es difícil porque estaba acostumbrado a ver a mi familia, mi esposa y mis dos hijos, todos los días cuando estaba en Beira. Pero estoy aquí por una buena causa y eso hace que valga la pena.

Me gusta la responsabilidad y el ambiente de trabajo, es bueno y he aprendido mucho. He aprendido a hablar con la gente, a ser humilde y a relacionarme con muchas personas diferentes de todo el mundo.

Me encanta haber tenido mucha experiencia aquí y que podamos ayudar a las personas, hablar con ellas y consolarlas durante los momentos difíciles. Ser parte de la respuesta, trabajar con ACNUR, significa mucho para mí.

  • Luis Jose Faife sentado en su vehículo del ACNUR en Beira, Mozambique.
    Luis Jose Faife sentado en su vehículo del ACNUR en Beira, Mozambique.  © ACNUR / Helene Caux
  • Luis Jose Faife camina por las calles de un asentamiento en Beira, que fue devastado por el ciclón Idai el año pasado.
    Luis Jose Faife camina por las calles de un asentamiento en Beira, que fue devastado por el ciclón Idai el año pasado.  © ACNUR / Helene Caux
  • Luis Jose Faife habla con una mujer que sobrevivió al ciclón Idai en Beira, Mozambique. El techo de su casa, detrás de ella, voló durante el ciclón.
    Luis Jose Faife habla con una mujer que sobrevivió al ciclón Idai en Beira, Mozambique. El techo de su casa, detrás de ella, voló durante el ciclón.  © ACNUR / Helene Caux

¿Cuál ha sido tu peor día en el trabajo?

Recuerdo un día que íbamos en coche a Buzi, un distrito a unos 150 kilómetros de Beira, y el que había resultado más afectado, para entregar artículos de socorro a las personas afectadas por Idai. Teníamos dos camiones y estaba lloviendo. Ambos se quedaron atascados en la carretera y no pudimos continuar avanzando. Tuvimos que permanecer en la carretera todo el día y la noche, antes de que los coches pudieran moverse.

Tanta gente estaba esperando alivio y estaba tan desesperada, sin nada para comer, sin nada para cubrirse y sin lugar donde quedarse. Fue un momento realmente difícil para todos nosotros. Vimos personas que lo habían perdido todo y estaban desesperadas.

¿Cuál ha sido tu mejor día en el trabajo?

La mayoría de los días estoy feliz porque puedo retribuir. En Beira y Buzi, visitamos a las personas afectadas por los ciclones y pudimos llevar al personal del ACNUR al campo. Llevábamos suministros y alimentos a las personas afectadas y pasábamos horas en la carretera yendo a los lugares de reasentamiento.

Solía ​​trabajar como maestro. Mi formación fue útil en los lugares de reasentamiento, ya que era mucho más fácil estar cerca de los niños. Jugaba e interactuaba con ellos para motivarlos, para que se olvidaran de su situación, aunque fuera por un momento.

Actualmente estoy ayudando a personas desplazadas por la violencia. Es una experiencia nueva para mí y creo que estamos ayudando a lograr un cambio en sus vidas a través del apoyo y la protección que brindamos.

¿Cómo ha afectado la COVID-19 a su trabajo?

Las cosas realmente han cambiado. Tenemos que lavarnos las manos con frecuencia, mantener la distancia social y usar máscaras todo el tiempo. Guardo desinfectante en el vehículo en todo momento y lo desinfecto con frecuencia. En los sitios de reasentamiento, hay estaciones de lavado y lo primero que hago al llegar es lavarme las manos. Siento que necesito ser un ejemplo, como humanitario y mostrarle a la gente lo que se debe hacer porque cuando nos ven siguiendo las pautas, ellos también lo hacen.

¿Qué te motiva a seguir adelante?

Que puedo ayudar a otros como conductor entregando asistencia, distribuyendo alimentos y con todo el apoyo que brindamos como ACNUR. Estoy agradecido de ser parte de un equipo que ayuda a personas en muchas partes del mundo. Ahora mismo estoy aquí, haciendo algo significativo.

Creo que podemos ayudar a las personas de muchas formas. Sea quien sea y esté donde esté, se puede marcar la diferencia pase lo que pase.


ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, trabaja en 135 países, ayudando a hombres, mujeres y niños expulsados ​​de sus hogares por las guerras y la persecución. Nuestra sede se encuentra en Ginebra, pero casi el 90 por ciento de nuestro personal trabaja sobre el terreno, ayudando a los refugiados. Este perfil es parte de una serie que destaca a nuestro personal y su trabajo.