Shangai, Expo 2010: Un vistazo a la vida de los refugiados

Some of the 400,000 people visiting the Shanghai world's fair every day get a chance to learn that refugees can contribute to cities where they live. [for translation]

Visitantes chinos de la Expo 2010 observan algunas de las fotografías de desplazados en tres ciudades, tomadas por el ex refugiado y pluripremiado Zalmaï.  © ACNUR

SHANGAI, China, 14 de junio (ACNUR) – Los visitantes hacen cola desde primera hora para entrar en el pabellón de las Naciones Unidas de la Expo 2010 para conocer la resistencia de los refugiados que viven en ciudades a través de las fotografías del aclamado Zalmaï. La muestra, compuesta por 17 instantáneas desgarradoras en blanco y negro, abrió sus puertas el fin de semana.

"Puede resultar sorprendente, pero al contrario de la imagen de los refugiados que viven en tiendas de campaña, en realidad más de la mitad de las personas bajo nuestro mandato residen en ciudades en todo el mundo". Éstas fueron las declaraciones de Giuseppe de Vicentis, representante regional del ACNUR en China, durante la inauguración oficial de la exposición titulada "Invisibles en la ciudad: vidas de refugiados urbanos", ante una sala abarrotada de público.

"La muestra está en sintonía con el tema de la Expo, Mejores ciudades, mejor vida", añadió de Vicentis "porque los refugiados pueden aportar algo a las ciudades en las que viven, siempre que se les permita. Los refugiados son personas que no suponen ninguna amenaza, más bien al contrario: necesitan compasión y apoyo para llevar vidas normales".

Al igual que otros 3.300 millones de personas en el mundo, los refugiados se han ido desplazando a las ciudades constantemente especialmente en los países en desarrollo y a partir de la década de los 50, cuando se aceleró esta tendencia. Actualmente, más de la mitad de los 10,5 millones de refugiados de los que se ocupa el ACNUR residen en ciudades y núcleos urbanos en todo el mundo.

El año pasado, el ACNUR encargó a Zalmaï la tarea de documentar las luchas y las esperanzas de los refugiados y desplazados internos en Sudáfrica, Malasia y Colombia. El artista, ex refugiado afgano, describió este proyecto como uno de los más desafiantes.

"Estas personas viven en ciudades, pero no existen", dijo Zalmaï. "Es muy difícil encontrarlos, porque tienen miedo de las deportaciones, de la policía, de los centros de detención. Sienten que son vulnerables. A veces, su única protección es la ciudad en sí misma. Por lo tanto, tratan de ser invisibles".

La exposición forma parte de las celebraciones del ACNUR en todo el mundo para conmemorar el Día Mundial del Refugiado, el 20 de junio. En esta fecha se rinde homenaje a los millones de personas desarraigadas a las que se dedica la agencia.

Para Xu Tianjiao, estudiante de Económicas de 20 años, las fotografías de Zalmaï son una oportunidad de poner cara a los refugiados que antes sólo conocía a través de la televisión. "Las imágenes han hecho que me compadezca de los refugiados", declaró tras haberlas observado durante un buen rato mientras visitaba la exposición con sus padres.

En una entrevista telefónica desde Afganistán, Zalmaï opinó que la Expo 2010 es un importante escaparate tanto para "el dolor, la lucha y los retos" de los refugiados como para la labor que desempeña la agencia de la ONU. Alrededor de 400.000 personas al día visitan la Expo.

"Si alguien que venga a la Expo no sabe nada acerca de los refugiados, puede volver a casa entendiendo la situación un poco mejor", afirmó Zalmaï. "Ésa es la intención. Todos hacemos lo que debemos para ayudar a las personas".

El 30 de junio, una vez que deje la Expo, la muestra recorrerá varios continentes, donde se exhibirá en al menos cinco ciudades entre ellas Pekín y Washington D.C. La exposición cuenta con el patrocinio de Canon Inc. y UPS.