Acuerdo en Ginebra aumenta medidas de confianza para los saharauis

El Gobierno de Marruecos y el Frente Polisario acordaron aumentar las medidas para generar confianza en beneficio de las miles de familias separadas de Sahara Occidental.

Reunión de familias separadas durante una visita familiar en el Sahara Occidental.  © ACNUR/S.Hopper

GINEBRA, 10 de febrero (ACNUR) – Los encuentros que han tenido lugar en Ginebra entre Marruecos y el Frente Polisario han dado como resultado un acuerdo para aumentar las medidas para generar confianza, como las visitas familiares, en beneficio de las miles de familias separadas de Sahara Occidental.

"Realmente me anima que, gracias a los progresos alcanzados en estos encuentros, muchas más familias finalmente podrán volver a reunirse después de una larga y dolorosa separación", dijo el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, António Guterres, el jueves, al final de de dos días de reuniones. "Durante más de tres décadas, los padres han estado separados de sus hijos y las esposas de sus esposos", observó Guterres.

Los encuentros, organizados por el ACNUR, reunieron a autoridades del Gobierno de Marruecos y del Frente Polisario, que representa a muchas personas del territorio de Sahara Occidental. También estaban presentes representantes de los Gobiernos de Argelia y Mauritania, así como el Enviado de la ONU para el Sahara Occidental, Christopher Ross, y Hany Abdel Aziz, jefe de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental (MINURSO).

Las partes en los encuentros acordaron seis medidas humanitarias destinadas a permitir que más de 30.000 saharauis que viven en el Sahara Occidental o en campamentos de refugiados en Argelia puedan reunirse.

Los progresos conseguidos en Ginebra se basan en el plan de acción de 2004 que introdujo el programa de medidas para generar confianza, que, gracias a vuelos entre el Sahara Occidental y Argelia, permitió reuniones familiares de algunos días para 13.000 saharauis, de una lista de 40.000. "He podido constatar personalmente la vital importancia que tienen estas medidas para el día a día de estas personas", comentó Guterres.

Según el acuerdo alcanzado esta semana, ACNUR y MINURSO organizarán en las próximas semanas una misión de evaluación técnica para individuar una ruta terrestre que permitirá por primera vez que los traslados para estas reuniones familiares se organicen por carretera.

Además, se acordó que la agencia para los refugiados presentará a las partes, para su aprobación, una lista única de los individuos propuestos para los traslados aéreos organizados por el ACNUR para realizar las reuniones. Esta medida permitirá la creación de una lista de candidatos previamente aprobados, lo que agilizará la frecuencia de los vuelos. Hasta la fecha, los controles se han hecho separadamente por cada vuelo, provocando ocasionalmente retrasos.

Se pidió al ACNUR que sugiriera propuestas sobre cómo restablecer, en el futuro próximo, el servicio telefónico para las familias separadas y cómo instituir un servicio postal. Hasta la suspensión del servicio en septiembre del año pasado, el ACNUR gestionaba cuatro locutorios telefónicos donde se realizaron más de 140.000 llamadas.

Las partes en Ginebra también acordaron organizar un seminario con la participación de saharauis de ambos lados y coordinar reuniones con todas las partes interesadas.

Los refugiados saharauis empezaron a llegar a Argelia en 1976 después de que España se retirara del Sahara Occidental y estallara el conflicto para el control del territorio. La mayoría vive en cuatro campamentos en la zona desértica de Tindouf. Sin embargo, algunos saharauis nunca abandonaron el territorio del Sahara Occidental y muchas familias han permanecido separadas desde entonces.

Acta Resumida – Reunión con las partes acerca del programa para generar medidas de confianza. Ginebra 9-10 de febrero de 2011 (En inglés).

Por Sybella Wilkes en Ginebra