Guterres pide medidas para hacer frente al desplazamiento por cuestiones climáticas

UN refugee agency chief António Guterres has appealed to countries to adopt new measures to help people uprooted by the impact of climate change. [for translation]

Millones de personas perdieron sus hogares tras las devastadoras inundaciones en Pakistán en el verano de 2010.  © ACNUR/A.Jamal

OSLO, Noruega, 6 de junio de 2011 (ACNUR) – El mundo necesita redefinir de manera urgente sus mecanismos de respuesta ante los desastres naturales y los desplazamientos de población, señaló hoy el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, instando a los países a adoptar nuevas medidas para hacer frente a los desplazamientos de población – tanto en el interior de un país como más allá de sus fronteras – generados por el cambio climático.

António Guterres hizo este llamamiento en Oslo durante la Conferencia Nansen sobre Cambio Climático y Desplazamiento en el siglo XXI. El Alto Comisionado calificó este problema como "el desafío crucial de nuestro tiempo", destacando que "a la comunidad internacional hasta ahora le ha faltado voluntad política para establecer mecanismos eficaces para frenar el ritmo del cambio climático".

Esta reunión de dos días es la primera a nivel mundial en reunir a destacados expertos para estudiar de manera específica la dimensión del desplazamiento en el cambio climático.

"Hay evidencias cada vez mayores que muestran que los desastres naturales están aumentando tanto en frecuencia como en intensidad y que están relacionados con el proceso del cambio climático a largo plazo", dijo el Alto Comisionado, en referencia a las recientes catástrofes en Japón, Filipinas y Pakistán. "Al mismo tiempo, es cada vez más evidente que los desastres naturales y el cambio climático no pueden ser considerados o abordados de manera independiente de los efectos combinados de otras grandes tendencias mundiales que condicionan el futuro de nuestro planeta y de su población."

Estas tendencias – el crecimiento demográfico, la urbanización, la escasez de agua, la crisis alimentaria y la inseguridad energética – interactuarán cada vez más unas con otras y aumentarán el riesgo de que se produzca rivalidad y conflictos por unos recursos naturales escasos. "Como consecuencia", indicó António Guterres, "es posible que veamos también cómo se desplaza un número cada vez mayor de personas desde una comunidad, país o continente hacia otro".

António Guterres advirtió sobre los desastres que tienen una lenta evolución, como la sequía y la desertificación, que constituyen "una grave amenaza para las vidas y el sustento de las personas hasta el punto de que no les queda otra alternativa más que abandonar sus hogares definitivamente". También anunció que "los desastres naturales dejarán desarraigadas a grandes poblaciones en pocas horas, obligándolas a huir para sobrevivir en condiciones que se asemejan a los movimientos de refugiados".

Sin embargo, subrayó que la mayoría de los movimientos de población generados por el cambio climático tendrán lugar dentro de las fronteras nacionales. "La responsabilidad principal recae en los Estados implicados. Insto a estos Estados a garantizar que sus mecanismos de respuesta sean plenamente acordes con los Principios Rectores sobre el Desplazamiento Interno".

También pidió a los países que son los principales responsables del cambio climático que establezcan "un programa de apoyo masivo para los países más afectados, reforzando así la capacidad de recuperación de sus ciudadanos y de adaptación al proceso de cambio climático". El Alto Comisionado pidió a estos países que pasaran de la respuesta habitual de emergencia a una respuesta para desastres naturales. "Los millones de dólares gastados en las últimas décadas durante las emergencias, evidentemente no han conducido a un fortalecimiento sostenible de las capacidades locales y nacionales".

António Guterres también alertó de que no todos los movimientos de población relacionados con el cambio climático serán internos. Cada vez más personas tendrán que desplazarse más allá de las fronteras de su país y que tal vez no puedan regresar a sus hogares. Muchas de estas personas no cumplirán los requisitos para obtener la condición de refugiado según los términos de la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados, añadió el Alto Comisionado.

Para remediar esta situación, el Alto Comisionado propuso el desarrollo de un marco político general para las situaciones de desplazamiento transfronterizo provocadas por el cambio climático y los desastres naturales. Este marco debería incluir disposiciones para la protección temporal o provisional para las personas que huyen de desastres naturales. También sugirió invocar los tratados existentes para abordar este problema.

Por otra parte, António Guterres instó a adoptar medidas para hacer frente a la difícil situación de los ciudadanos de los pequeños Estados insulares, cuyas vidas, medios de vida, cultura e identidad están en peligro por el incremento del nivel de los océanos y los mares. "La comunidad internacional tiene la obligación de apoyar a estos Estados y a sus ciudadanos, no sólo a través de medidas preventivas y paliativas, sino también a través de programas de migración equitativos y justos para aquellos que están en situación de mayor riesgo, así como a través de marcos legales innovadores que garanticen que las autoridades estatales puede preservar la identidad nacional."

La Conferencia Nansen sobre Cambio Climático y Desplazamiento en el Siglo XXI – que tiene lugar del 5 al 7 de junio 2011, está organizada por el Ministerio Noruego de Medioambiente y Relaciones Exteriores para conmemorar el 150 aniversario de Fritdjof Nansen, el primer Alto Comisionado para los Refugiados, bajo los auspicios de la Sociedad de Naciones.