Alto Comisionado destaca programa de documentación en su visita a Haití

Un programa liderado por el ACNUR está ayudando a los haitianos que perdieron sus documentos de identidad durante el terremoto de enero de 2010 a reconstruir sus vidas.

Una mujer desplazada internamente habla con Alto Comisionado sobre los desafíos que sigue enfrentando 20 meses después del terremoto.  © Andres Martinez Casares

PUERTO PRÍNCIPE, Haití, 9 de septiembre (ACNUR) – El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, António Guterres, durante su visita a Haití esta semana, destacó la importancia de un programa que está ayudando a los haitianos que perdieron sus documentos de identidad durante el terremoto de enero de 2010 a reconstruir sus vidas.

En su visita al país caribeño, este miércoles y jueves, Guterres también conoció de primera mano otros proyectos del ACNUR y se reunió con representantes del gobierno para discutir sobre la necesidad de proporcionar asistencia a los haitianos indocumentados que perdieron todas sus pertenencias en el terremoto, que destruyó la mayor parte de la capital Puerto Príncipe y causó la muerte de miles de personas.

A 20 meses del terremoto, más de 600 mil personas continúan viviendo en unos 1.000 campamentos improvisados en los alrededores de Puerto Príncipe, mientras que otras 200.000 personas desplazadas internamente comparten viviendas precarias con otras familias.

Muchas de estas personas perdieron documentos importantes, como sus certificados de nacimiento. Además, debido a que sólo un cuarto de los haitianos ha nacido en un hospital, muchos nacimientos no están documentados. Estos dos factores han dejando a una gran parte de la población sin registro de identidad, afectando su capacidad de reconstruir sus vidas.

"Proporcionar un certificado de nacimiento ayuda a los ciudadanos haitianos a tener acceso a un derecho humano fundamental, como la nacionalidad. Sin certificados de nacimiento estas personas no existen", dijo Guterres en Puerto Príncipe. El Alto Comisionado hizo un llamamiento a las autoridades haitianas para que adopten medidas legislativas para garantizar que las personas sin documentos puedan conseguir sus certificados de nacimiento de forma gratuita y expedita.

Jackson Emile, de 17 años, es uno de los muchos beneficiarios. Su familia procede de la ciudad costera de Leogane, justo encima del epicentro del terremoto. Jackson perdió su padre, su casa y la única prueba que tenía de su identidad. Sin su certificado de nacimiento, Jackson ha tenido dificultad a la hora de reclamar la propiedad de la tierra de su familia.

"Antes del terremoto vivía muy bien. Mi padre estaba aquí conmigo. Yo comía bien. Todo estaba bien". Después de la muerte de su padre, el año pasado, Jackson no pudo terminar la escuela y tuvo que defender su tierra de personas que intentaban quitársela.

Ayudar a los haitianos a obtener documentos oficiales es uno de los principales objetivos del ACNUR en Haití y una herramienta fundamental en la prevención de la apatridia. Para alcanzar este objetivo el ACNUR trabaja con ONG y administradores locales desarrollando proyectos en Leogane, Carrefour y Puerto Príncipe, así como en la zona de la frontera con República Dominicana, que comparte la isla de de La Española con Haití.

Guterres aseguró que el ACNUR continuará desarrollando programas de documentación y seguirá apoyando la administración pública en la modernización del sistema de registro civil. La documentación actúa como una forma de protección para los individuos. Sin certificado de nacimiento los individuos no pueden disfrutar de derechos humanos fundamentales, como la propiedad, el acceso a la educación y la atención médica. También son más vulnerables a la explotación y a la trata de personas.

Para finales de año los proyectos del ACNUR habrán proporcionado certificados de nacimiento reconocidos, y sin costo, a unas 5.000 personas vulnerables en Leogane y otras zonas del país. Estos documentos les ayudarán a tener acceso a servicios públicos y a protegerlos de la explotación y los abusos. También ayudarán en la ubicación y reunificación de las familias.

Para Jackson, la entrega de su certificado de nacimiento es el primer paso para reconstruir su vida. "Cuando llegue a los 18 quiero tener el pleno control de mi tierra. Quiero cultivarla arroz y contribuir al desarrollo de la comunidad de Leogane", dijo.

En su visita a la isla caribeña el Alto Comisionado se ha enfocado en temas de refugiados y prevención de la apatridia en la República Dominicana y Haití, promoviendo la campaña mundial del ACNUR para el 50º aniversario de la Convención para Reducir los Casos de Apatridia.