Mujeres afganas en situación de vulnerabilidad evacuadas a Eslovaquia como paso previo a su reasentamiento

Un grupo de 15 refugiadas afganas en situación de riesgo, junto con sus familiares dependientes, ha sido trasladado desde Irán a un centro de evacuación temporal en Eslovaquia, como paso previo a su reasentamiento.

Algunas de las refugiadas afganas descienden del avión que las ha traído al este de Eslovaquia, donde permanecerán hasta que puedan ser reasentadas.  © ACNUR/P.Hajdu

HUMENNÉ, Eslovaquia, 30 de abril (ACNUR) – Un grupo de 15 refugiadas afganas en situación de riesgo, junto con sus familiares dependientes, ha sido trasladado desde Irán a un centro de evacuación temporal en Eslovaquia, como paso previo a su reasentamiento.

Las tres abuelas y las doce mujeres cabeza de familia, junto con 29 de sus hijos, llegaron al centro de evacuación temporal de la ciudad de Humenné, al este de Eslovaquia, a mediados de abril tras embarcar en un vuelo fletado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Permanecerán en el centro durante un máximo de seis meses mientras se tramitan sus casos de reasentamiento.

Las 15 mujeres, que huyeron de su país hace más de una década para escapar del conflicto armado en Afganistán, o bien están divorciadas o bien son viudas. Habían sido excluidas de la sociedad por la comunidad afgana y por ello no podían regresar a casa. ACNUR considera que corrían el riesgo de sufrir nuevas situaciones de abuso y explotación, incluyendo matrimonios forzados, en caso de quedarse en Irán.

Nooria*, de 34 años, huyó de Afganistán con su familia cuando era una niña, pero su vida en Irán fue muy dura. La obligaron a casarse con un comandante afgano que la golpeaba con frecuencia y que llegó a dejarla sorda de un oído. Declaró a ACNUR que se las había arreglado para obtener el divorcio, pero que la lucha hasta conseguirlo fue larga.

También comentó que venir a Eslovaquia con sus cuatro hijos, de edades comprendidas entre los ocho y los dieciocho años, no fue fácil ya que tuvo que dejar a sus padres ancianos atrás, en Irán. Sin embargo, ella deseaba vivir en un lugar en el que las mujeres tuviesen los mismos derechos que los hombres. "Espero que los hombres me respeten como mujer, ya que eso es algo que nunca he experimentado", afirmó.

Fatemeh* llegó a Eslovaquia con sus dos hijas. Las tres huyeron de Afganistán tras la muerte del marido y el hijo de Fatemeh, durante la invasión soviética de su país, en los años 1980. Las dos jóvenes decidieron ocuparse de su madre en lugar de casarse. Cuando ésta cayó enferma, incluso aceptaron un trabajo en una fábrica de calcetines, a pesar de no tener más que 11 y 13 años.

La más joven, Sakineh*, se mostraba entusiasmada con su reasentamiento y afirmó que quería estudiar para ser abogado en su nuevo país. "No todos los afganos somos terroristas ni analfabetos. Sólo hemos nacido en el lugar y en el momento equivocados", aclaró.

A su llegada a Humenné, las refugiadas recibieron comida, ropa y atención médica. El centro temporal atiende las necesidades religiosas y dietéticas y cuenta con un jardín de infancia, una sala de oración y una biblioteca equipada con ordenadores. ACNUR, la OIM y el gobierno eslovaco se hacen cargo del centro, que ofrece clases tanto de lengua, como de formación profesional o de orientación cultural. Además también ofrece servicios deportivos, actividades de tiempo libre y excursiones a ciudades cercanas.

El centro de evacuación temporal de Humenné para personas con necesidad de protección internacional urgente abrió en 2009 y, desde entonces, ha proporcionado refugio provisional a unos 260 refugiados provenientes de Afganistán, Eritrea, Etiopía, Iraq, Palestina y Somalia que corrían peligro en su primer país de asilo y cuyo reasentamiento estaba en marcha. El centro, actualmente, tiene capacidad para acoger a 100 personas a la vez.

Este es el segundo grupo de mujeres en situación de vulnerabilidad que, junto con sus dependientes, es trasladado a este centro desde Irán. En mayo del año pasado, llegó a este centro un primer grupo de 46 personas que, finalmente, fue reasentado en Estados Unidos.

*Nombre ficticio por motivos de seguridad.

Por Petra Hajdu en Humenné, Eslovaquia