Mariposas encantan Brasilia y reciben homenaje en Cartagena+30

La "Red Mariposas de Alas Nuevas" recibió un reconocimiento especial durante la Reunión Ministerial realizada para conmemorar el 30º Aniversario de la Declaración de Cartagena.

Las Mariposas reciben un reconocimiento a su labor durante la reunión para conmemorar Cartagena 130 en Brasilia, Brasil.

Las Mariposas reciben un reconocimiento a su labor durante la reunión para conmemorar Cartagena +30 en Brasilia, Brasil.  © ACNUR/B.Barata

Brasilia, 09 de Diciembre 2014 (ACNUR) – La "Red Mariposas de Alas Nuevas Construyendo Futuro" la organización comunitaria colombiana ganadora del Premio Nansen para Refugiados 2014, recibió durante la Reunión Ministerial de Brasilia realizada para conmemorar el 30º Aniversario de la Declaración de Cartagena, un reconocimiento especial a su labor para la protección de las mujeres víctimas de violencia sexual y de género.

"Estamos aquí para unirnos a otras comadres de Brasil y crear alianzas que nos permitan defender los derechos de las mujeres refugiadas, desplazadas internas y apátridas", dijo Luz Santiesteban, una de las representantes de la Red Mariposas al recibir el reconocimiento: una estatua de madera y metal bañada en oro, realizada por el refugiado Adriano Loaiza, que vive en Brasil.

La Red Mariposas tuvo también la posibilidad de reunirse en Brasil con otras seis organizaciones y grupos de la sociedad civil que trabajan en Brasilia y otras ciudades del Distrito Federal para prevenir y combatir la violencia contra las mujeres, al igual que la organización colombiana.

El encuentro fue organizado en asociación con los grupos "Colectivo de la Ciudad "y "Hermandad Pretas Candangas", para promover el intercambio de experiencias entre las representantes de las Mariposas y las jóvenes y mujeres atendidas por estas instituciones brasileñas.

Más de 120 mujeres de distintos puntos del Distrito Federal se reunieron con las "Mariposas" Luz Santiesteban y Sara Candelo, quienes explicaron con mucho entusiasmo el trabajo que están haciendo desde el año 2010 en la región de Buenaventura (en la costa pacífica colombiana) para ayudar a mujeres de zona rurales y urbanas víctimas de varios tipos de violencia.

"Somos mujeres de acción no de oficina, somos territorios, somos tierra y ayudamos a las mujeres y sus familias con el alma y el corazón" relataron las Mariposas con esa energía característica de las mujeres afrocolombianas. Las mujeres brasileñas las escucharon emocionadas identificándose con las actividades de la organización colombiana al ser víctimas muchas de ellas de la violencia de género.

Aunque las separan más de 1.700 Km. las mujeres colombianas y brasileras enfrentan realidades parecidas. Muchas de las mujeres brasileras que residen en la comunidad Ciudad Estructural, en Brasilia, viven en situación de pobreza, son cabeza de familias, habitan en viviendas precarias, no tienen acceso a empleo y enfrentan violencia sexual y/o doméstica.

"El testimonio de las Mariposas nos sirve de inspiración. No sabemos cómo pedir ayuda y muchas mujeres violadas temen ser identificadas y discriminadas" dijo una de las residentes de Ciudad Estructural que participó en el encuentro con las Mariposas.

Luz Santiesteban y Sara Candelo, integrantes de la Red Mariposas, pasean por la Feria de la Cidade Estrutural, en Brasilia (DF), donde se reunirán con mujeres víctimas de violencia sexual y de género.

Luz Santiesteban y Sara Candelo, integrantes de la Red Mariposas, pasean por la Feria de la Cidade Estrutural, en Brasilia (DF), donde se reunirán con mujeres víctimas de violencia sexual y de género.   © ACNUR/B.Barata

Otra joven mujer contó a las Mariposas que a causa de su historia personal su única opción fue huir. "Fui agredida por mi ex compañero. Hice 14 denuncias pero no vi resultados y no recibí protección" así expresó su desconfianza en las autoridades y en la legislación brasilera que sanciona la violencia sexual y de género. Desconfianza que afecta también a las mujeres de Buenaventura, en Colombia.

El "Colectivo de la Ciudad" atiende diariamente en Brasilia 200 niños y adolescentes antes o después de la jornada escolar, ofreciendo actividades artísticas y educativas como medio de transformación social. Además, es un importante espacio de convivencia comunitaria y capacitación profesional para los demás habitantes de la ciudad.

Las mujeres del "Colectivo de la Ciudad" llevaron también las Mariposas a una feria callejera que se realiza todos los domingos en su comunidad, donde Luz y Sara tuvieron la oportunidad de hablar con mujeres beneficiarias de programas de microcrédito creado por el "Banco Comunitario de la Estructural", un proyecto social destinado a los habitantes que diariamente utilizan una "moneda" alternativa para dinamizar el comercio local.

El encuentro de mujeres de estos dos países terminó con presentaciones artísticas como música, teatro, poesía y grafiti, que muestran como esas actividades culturales son utilizadas para hacer frente a la violencia doméstica y sexual.

En su último día de misión en Brasilia, las Mariposas pudieron visitar también el servicio de recepción de denuncias de violencia de género administrado por la Secretaria de Políticas para Mujeres (SPM) de la Presidencia de la República, para conocer el servicio e intercambien experiencias e impresiones con las funcionarias del servicio de atención.

Por Francesca Fontanini de Brasilia, Brasil