Irak: miles de personas huyen de Ramadi, preocupación de ACNUR

Some 114,000 Iraqis have fled Ramadi over the past two weeks to escape conflict. Of these, about 39,000 remain stuck inside Anbar province. [for translation]

A ACNUR le preocupa la realización de los trámites necesarios para cruzar el puente Baba – una serie de pontones ubicados a través del río Éufrates – que marca el límite entre la provincia de Anbar y la capital, Bagdad.  © ACNUR/G.Ohara

GINEBRA, 21 de abril de 2015 (ACNUR) – El martes, la Agencia de la ONU para los Refugiados informó que los civiles iraquíes que huyen de la violencia en Ramadi deben enfrentar numerosos desafíos, como la disminución de recursos, los retenes en carretera, las restricciones de ingreso y los procedimientos de seguridad para hacerse camino hacia la seguridad.

Durante las últimas dos semanas, se estima que 114.000 iraquíes han huido de Ramadi, ubicada en la peligrosa provincia de Anbar, debido a que el conflicto entre el gobierno y los extremistas se intensificó. De estos desplazados, alrededor de 39.000 permanecen dentro de la provincia – muchos sin poder seguir avanzando. Alrededor de 54.000 huyeron a Bagdad, 15.000 a Suleimaniya en la región iraquí de Kurdistán, y 2.100 a Babilonia. Otras personas todavía están intentando llegar a un lugar seguro, y al menos 900 han llegado a Diala.

En la provincia de Anbar, los desplazados buscan refugio en cualquier sitio que pueden, como en Khalidiya, Habbaniyah and Amriyat Al Fallujah. Se quedan con parientes, familias de acogida o se refugian en mezquitas y escuelas. En un centro comunitario en Habbaniyah, los individuos que ya habían sido desplazados por situaciones de violencia anteriores comparten sus espacios con los recién llegados. Esto resulta en un atestamiento de personas; en algunos casos, hasta cuatro familias comparten una carpa.

"También nos preocupan la realización de los trámites necesarios para cruzar el puente de Bzabz – una serie de pontones ubicados a través del río Éufrates, a unos 65 kilómetros al oeste de Bagdad – que marca el límite entre Anbar y la capital", informó el vocero de ACNUR Adrian Edwards a los periodistas en Ginebra.

Aquí, se pide a los civiles provenientes de Anbar que indiquen un garante antes de que sean admitidos en Bagdad o se les permita continuar hacia Suleimaniya. Se estima que 1.200 personas (200 familias) todavía estaban esperando para cruzar la frontera cuando la ONU visitó el lugar el domingo, mientras tanto, la cantidad de individuos que lograba cruzar se tornó casi nula. La gente que aguarda en Anbar no tiene cobijo y su situación empeora cada vez más. Los nuevos desplazados están exhaustos y ansiosos por llegar a sitios seguros. Algunos de ellos han caminado kilómetros sin agua ni comida.

En los últimos días, ACNUR ha distribuido colchones, mantas, utensilios de cocina, artículos de higiene, ventiladores y hieleras a alrededor de 8.000 personas en Ameriyat Al Fallujah y Bagdad. Más ayuda está por llegar, y ACNUR espera distribuir a otras 12.000 personas kits de emergencia en los próximos días. Los equipos de ACNUR continúan llevando a cabo misiones de evaluación en los sitios donde se da cobijo a desplazados y el acceso es posible.

"También estamos en contacto con las autoridades iraquíes, abogando para que disminuyan las restricciones en lo que respecta al traslado de la gente a zonas seguras. Si bien más individuos han logrado trasladarse a Bagdad en los últimos días, los informes indican que ahora muchos desplazados están esperando en Diala para cruzar a la región iraquí de Kurdistán", afirmó Edwards.

Desde enero de 2014, alrededor de 2,7 millones de iraquíes se han convertido en desplazados internos a lo largo de Irak, incluidos 400.000 en la provincia de Anbar. De este modo, dichos desplazados pasan a formar parte de los más de 1 millón de iraquíes desplazados por conflictos durante la última década.

Gracias al Voluntario en Línea Mauro Javier Tallarico por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.