ACNUR hace un llamado a Australia a actuar y salvar las vidas en riesgo inmediato

Sabah, refugiada somalí, sostiene las fotos de sus tres hijos en un centro de detención de Nauru, en 2014. La mujer, de 28 años, no había visto entonces a sus hijos desde que se separaron al huir de la violencia de extremistas en Somalia tres años antes.  © Panos/Vlad Sokhin

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, hizo hoy un llamado al Gobierno de Australia para que tome medidas urgentes para todos los refugiados y solicitantes de asilo en Papua Nueva Guinea y Nauru. ACNUR aprecia los esfuerzos de los médicos, expertos independientes, abogados y representantes electos de todos los lados de la política para resaltar el costo humano del “procesamiento extraterritorial” y sus consecuencias en las últimas semanas. Esto refleja un creciente reconocimiento de que las vidas están en riesgo inmediato y crítico, así como también una mayor preocupación de la comunidad. A pesar de esto, todavía hay que tomar medidas decisivas.

La evacuación inmediata de refugiados y solicitantes de asilo de Papua Nueva Guinea y Nauru a Australia no requiere cambios legislativos. Además, las restricciones a la libertad de movimiento y cualquier trato diferenciado de los refugiados son innecesarios y contrarios a los principios fundamentales de la protección de los refugiados [1]. Se necesita una acción concertada, fundada sobre un claro imperativo humanitario, para evitar más muertes y daños a hombres, mujeres y niños inocentes por igual.

“Si bien los niños son una prioridad obvia, hay muchos otros hombres y mujeres extremadamente vulnerables, tanto en Papua Nueva Guinea como en Nauru, y no pueden ser olvidados”, instó el Representante Regional de ACNUR, Thomas Albrecht. “Australia tiene la capacidad y la responsabilidad de tomar medidas y salvar vidas hoy”.

El movimiento de solo niños y sus familias no haría nada para abordar el problema de otras personas con necesidades médicas urgentes, algunas de las cuales también eran niños cuando fueron enviadas por la fuerza a Nauru hace más de cinco años. Igualmente, la situación desesperada de los refugiados y solicitantes de asilo en Papua Nueva Guinea y Nauru es ahora tal que la evacuación de solo algunos individuos aumentaría la desesperación y exacerbaría los graves riesgos para la salud mental de quienes quedan atrás.

Ya en 2016, los consultores médicos del ACNUR descubrieron que las tasas acumuladas de depresión, ansiedad y trastorno de estrés postraumático superaban el 80% entre la población encuestada en ambos países. Las circunstancias han continuado deteriorándose desde entonces.

Las circunstancias de los refugiados y solicitantes de asilo en Papua Nueva Guinea y Nauru son totalmente distintas a las de los nacionales y las personas que han migrado voluntariamente. Las necesidades únicas de los seres humanos que han huido de la guerra y la persecución, han sido transferidos por la fuerza, detenidos y sujetos a condiciones angustiosas requieren una respuesta intensiva que simplemente no está disponible localmente. Estos hechos no menoscaban de ningún modo los diversos esfuerzos de buena fe de los Gobiernos de Papua Nueva Guinea y Nauru, o la calidez y hospitalidad de su gente.

Contexto

Aproximadamente 3.000 refugiados y solicitantes de asilo han sido transferidos a la fuerza a las instalaciones de “procesamiento extraterritorial” en Papua Nueva Guinea y Nauru desde la introducción de la política actual en 2013. De estos, unas 800 personas permanecen en Nauru y 650 en Papua Nueva Guinea.

Los refugiados y solicitantes de asilo se mantuvieron inicialmente en detención cerrada, antes de la transición del Centro de Procesamiento Regional de Nauru (en 2015) y del Centro de Procesamiento Regional de la Isla de Manus (en 2016) a instalaciones más abiertas. En abril de 2016, el Tribunal Supremo de Papua Nueva Guinea determinó que los acuerdos de detención en la isla de Manus violaban el derecho a la libertad en virtud de la Constitución de Papua Nueva Guinea.

Las circunstancias y condiciones para los refugiados bajo la política de “procesamiento extraterritorial” de Australia han tenido impactos severamente negativos en la salud, y particularmente en la salud mental de los refugiados y solicitantes de asilo. Durante 2016, los expertos médicos del ACNUR encontraron que las tasas acumuladas de depresión, ansiedad y trastorno de estrés postraumático entre los refugiados transferidos a la fuerza a Papua Nueva Guinea y Nauru son las más altas registradas en la literatura médica hasta la fecha, con más del 80% en ambos lugares. Varios expertos médicos han observado que el bienestar de los refugiados se ha deteriorado aún más desde entonces.

El Gobierno de Australia contrata actualmente los Servicios Médicos y de Salud Internacionales para proporcionar servicios de atención médica limitados a los refugiados y solicitantes de asilo en Nauru y al Hospital Internacional del Pacífico en Papua Nueva Guinea. Los respectivos sistemas locales de salud, en los que la mayoría de los refugiados se ven obligados a acudir después del horario de atención, carecen de recursos y personal en ambos países. Los servicios de asesoramiento sobre tortura y trauma se suspendieron en la isla de Manus después de la retirada del Gobierno de Australia en octubre de 2017. En Nauru, el apoyo de tortura y trauma está disponible solo para aquellos que experimentaron un trauma antes de su llegada a Australia. MSF International dejó de prestar servicios médicos a los nauruanos y refugiados por igual el 6 de octubre de 2018, de conformidad con una orden recibida del Gobierno de Nauru. Han pedido la evacuación médica inmediata de todos los refugiados y solicitantes de asilo desde Nauru, señalando al menos 78 casos de intento de suicidio, pensamientos suicidas y autolesiones entre sus pacientes en Nauru en los últimos 11 meses.

En mayo del 2018, el Gobierno de Australia declaró que para el 30 de junio de 2017, 494 personas habían sido devueltas por razones médicas de Papua Nueva Guinea y Nauru a Australia [2]. Aquellos que son devueltos a Australia para recibir tratamiento médico no escapan a los impactos negativos del “procesamiento extraterritorial”. Algunos han sido detenidos formalmente en centros de detención en tierra en Australia después de su transferencia médica, lo que es particularmente perjudicial en casos de problemas de salud mental. La política actual no les ofrece una solución a largo plazo en Australia, y los deja vulnerables a ser enviados de vuelta a Nauru o Papua Nueva Guinea en el futuro. Viven con la amenaza persistente de ser devueltos al lugar donde fueron detenidos durante años, y donde faltan servicios de apoyo adecuados y soluciones a largo plazo. ACNUR ha instado al Gobierno de Australia a que no devuelva a nadie a Papua Nueva Guinea o Nauru.

Según un acuerdo bilateral entre Australia y los Estados Unidos de América, anunciado en noviembre de 2016, se espera que 1.250 refugiados sean reubicados de Nauru y Papua Nueva Guinea a los Estados Unidos. A partir de octubre de 2018, un número similar de hombres, mujeres y niños permanecen sin soluciones adecuadas a la vista.

La nota informativa del ACNUR del 12 de octubre de 2018 también está disponible aquí.

Contacto para los medios

Catherine Stubberfield, +61 424 545 569, [email protected]


[1] Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Presentación al Comité Legislativo de Asuntos Constitucionales y Jurídicos del Senado sobre la Enmienda de Legislación Migratoria (Cohorte de Procesamiento Regional) 2016, 16 de noviembre de 2018, disponible aquí, en su versión en inglés.

[2] Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Presentación de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en la investigación de las graves denuncias de abuso, autolesión y negligencia de los solicitantes de asilo en relación con el Centro de Procesamiento Regional de Nauru, y cualquier otra acusación similar en relación con el Centro de Procesamiento Regional de Manus remitido al Comité de Asuntos Constitucionales y Jurídicos del Senado, 12 de noviembre de 2016, disponible aquí, en su versión en inglés.

[3] Pregunta en el aviso no. 142, Número de pregunta de la cartera: AE18 / 147, 2017-18 Estimaciones adicionales, Comité de Asuntos Legales y Constitucionales, Cartera de Asuntos Domésticos, disponible aquí, en su versión en inglés.