ACNUR y OIM condenan el ataque a Tajoura y piden que se investigue su autoría

La espantosa cifra de muertos y heridos del ataque sobre el Centro de Detención de Tajoura (este de Trípoli) el martes por la noche, remite a las profundas inquietudes que han hecho públicas en repetidas ocasiones ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, y la OIM, Organización Internacional para las Migraciones, sobre la seguridad de las personas confinadas en centros de detención.

Este último episodio de violencia remite también al peligro que entraña el retorno de inmigrantes y refugiados a Libia tras su intercepción o rescate en el Mediterráneo, sobre el cual  ACNUR y la OIM ya habían advertido

Nuestras dos organizaciones condenan con firmeza este y cualquier otro ataque que amenace vidas civiles. Llamamos asimismo al fin inmediato de la detención para refugiados e inmigrantes, y a que se garantice su protección en Libia.

No obstante, un ataque de este tipo requiere más que condena. ACNUR y la OIM creen que es necesaria una investigación integral e independiente para determinar lo sucedido, para que aquellos individuos a los que se determine responsables rindan cuentas. Las coordinadas de centros como el atacado en Trípoli son bien conocidas por las facciones combatientes, que también sabían que las personas detenidas en Tajoura eran civiles.

Tajoura albergaba al menos a 600 personas refugiadas e inmigrantes, entre las que había mujeres y niños. El bombardeo ha dejado decenas de muertos y docenas de heridos, por lo que se espera que la cifra final de muertes aumente.

Incluyendo a las víctimas en Tajoura, hay cerca de 3.300 migrantes y refugiados en situación de detención arbitraria dentro y alrededor de Trípoli, en condiciones que solo pueden ser descritas como inhumanas, enfrentados a cada vez mayor riesgo ante la intensificación de los combates en las proximidades. Estos centros deben cerrarse.

Estamos haciendo todo lo posible por ayudar. ACNUR y la OIM han enviado equipos médicos, en tanto que un grupo mayor inter-agencias espera autorización para visitar el área. Recordamos a todas las partes en conjunto que los civiles no deben ser blanco de las hostilidades y deben estar protegidos bajo las leyes internacionales sobre refugiados y derechos humanos.

El conflicto que persiste en Libia ha forzado a casi 100.000 libios a huir de sus hogares. ACNUR y sus socios, incluyendo a la OIM, ha reubicado a más de 1.500 refugiados desde centros de detención cerca de zonas de combate a áreas más seguras. De manera separada, las operaciones de Retorno Humanitario Voluntario han apoyado la partida de más de 5.000 personas en situación vulnerable, que han retornado a 30 países de origen en África y Asia.

La OIM y ACNUR urgen al conjunto del sistema de Naciones Unidas a condenar este ataque y poner fin al uso de la detención en Libia. Adicionalmente, llamamos a la comunidad internacional a proveer a los inmigrantes y refugiados de corredores humanitarios para su evacuación fuera de Libia. Por el bien de todos en Libia, esperamos que los Estados con influencia redoblen sus esfuerzos de cooperación para llevar con urgencia a su término este terrible conflicto.

 

Para mayor información, por favor contacte:

Para ACNUR:

Para OIM: