Refugiados en Panamá recibirán asistencia en efectivo a través de tarjetas débito de Banesco

Heydy Tabares, refugiada de Colombia, ha construido un medio de vida para ella misma, cultivando vegetales en su patio en la ciudad de Panamá. A través del acceso al sistema financiero, refugiados y solicitantes de asilo como Heydy, recibirán asistencia en efectivo y a largo plazo, podrán potenciar su integración económica y sus emprendimientos.  © ACNUR/Diana Díaz

CIUDAD DE PANAMÁ, Panamá - ACNUR, la Agencia de la ONU para Refugiados, y Banesco, una institución financiera, entregarán 800 tarjetas prepago para seguir apoyando a personas refugiadas y solicitantes de asilo en Panamá de una manera segura y confiable durante la pandemia de COVID-19.

Ante las medidas sanitarias por el coronavirus, los habitantes de Panamá, incluyendo las personas refugiadas y el personal de organizaciones humanitarias, han visto sus movimientos limitados. Esta entrega se hará gracias a la firma de un acuerdo entre el ACNUR y Banesco que permitirá seguir brindando asistencia humanitaria, con el apoyo de diferentes socios estratégicos, sin la necesidad de recurrir al dinero en efectivo. Esta ayuda se ha hecho más urgente para familias refugiadas vulnerables que han perdido sus medios de vida durante el confinamiento.

“Las tarjetas prepago nos permitirán apoyar a más familias sin ponerles en riesgo de contagio del coronavirus”, dijo Renee Cuijpers, Representante Regional Adjunta para la Oficina de ACNUR en Panamá. Al igual que con el efectivo, las familias refugiadas podrán usar las tarjetas para comprar en supermercados y farmacias, y retirar dinero en cajeros automáticos cuando sea necesario.

“Además, el acuerdo con Banesco para la distribución de las tarjetas es un paso importante para la inclusión de las personas refugiadas y solicitantes de asilo en el sistema financiero, no solo durante la situación actual sino también cuando se levanten las restricciones sanitarias”, dijo Cuijpers.

Estas acciones forman parte del espíritu de responsabilidad compartida del Pacto Mundial sobre Refugiados y su aplicación regional conocida como MIRPS. El sector privado financiero es clave en la construcción de sociedades inclusivas para refugiados, especialmente al brindarles herramientas para cerrar las brechas que enfrentan.

En Panamá, a finales de 2019, se registraron más de 17,000 personas refugiadas y solicitantes del estatus de refugiado. La mayor parte de las personas refugiadas y solicitantes proceden de países en América Latina, principalmente de Colombia, Nicaragua, Veneuzela y El Salvador. 

Las 800 tarjetas prepago son una primera entrega de este nuevo mecanismo de asistencia. El acuerdo entre ACNUR y Banesco permitirá solicitar un número mayor de tarjetas dependiendo de la cantidad de familias que necesiten asistencia durante la pandemia.

Para más información (prensa)