ACNUR emite recomendaciones para que la UE garantice la protección de los refugiados durante la pandemia y más allá

Una solicitante de asilo afgana y sus dos hijos frente a su alojamiento improvisado adyacente al centro de recepción e identificación de Moria en la isla griega de Lesbos, noviembre de 2019.   © ACNUR / Achilleas Zavallis

BRUSELAS - Mientras el mundo continúa combatiendo la COVID-19, ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, hace un llamado a la Presidencia alemana de la Unión Europea (UE) para mantener la protección de las personas refugiadas en la agenda. ACNUR propone formas concretas en que la UE puede garantizar una respuesta audaz y robusta al desplazamiento forzado durante la pandemia, así como a largo plazo. El Pacto de la UE previsto sobre migración y asilo también brinda una oportunidad para que la UE brinde una mejor protección a las personas desplazadas por la fuerza en Europa y en el extranjero, y apoye a los países de acogida.

"El virus no conoce fronteras e impacta a todos, pero ciertas poblaciones, incluidas las personas desplazadas por la fuerza, están en mayor riesgo", dijo Gonzalo Vargas Llosa, Representante del ACNUR para Asuntos de la UE. "A través del apoyo político y financiero, la UE puede ayudar a gestionar una crisis mundial y proteger mejor a los refugiados".

El virus solo puede abordarse cuando todos están protegidos. Esto también significa mantener las normas y leyes internacionales durante la pandemia, y aprovechar las lecciones para garantizar un enfoque de la UE sensible y responsable sobre la migración y el asilo a largo plazo.

ACNUR está pidiendo a la UE que continúe preservando el acceso al asilo incluso en estos tiempos difíciles. Los procedimientos de asilo justos y rápidos para determinar rápidamente quién necesita protección internacional y quién no, de acuerdo con las garantías legales, y un mecanismo de solidaridad efectivo con los Estados miembros de la UE que reciben un número desproporcionado de solicitudes de asilo apoyarían un sistema de asilo viable y sostenible. Ahora es el momento de cambiar la respuesta de la UE a desembarcar y reubicar a las personas rescatadas en el mar a un mecanismo predecible: salvar vidas y proteger a las personas debe estar en el centro de todas las respuestas.

Si bien ACNUR comprende los desafíos planteados por la pandemia de COVID-19, las buenas prácticas en toda la UE demuestran que la salud pública puede protegerse al tiempo que se garantiza el acceso al territorio y al asilo, incluso a través de cuarentenas y controles de salud. ACNUR ha compilado tales buenas prácticas y las ha emitido junto con otras recomendaciones prácticas a los Estados. Fortalecer los sistemas y procedimientos nacionales de asilo, así como garantizar el acceso a soluciones, incluso a través del reasentamiento, es ahora más importante que nunca.

"En un momento en que globalmente y en la UE, todos estamos lidiando con la incertidumbre y el cambio, el acceso a los derechos fundamentales, incluido el asilo, debe permanecer constante", dijo Vargas Llosa. "Hemos visto que la protección incluso durante una pandemia es posible, y las soluciones positivas que la UE ya ha presentado deberían establecer el rumbo para su respuesta al desplazamiento forzado a largo plazo”.

Con el 85 por ciento de los refugiados del mundo en países en desarrollo donde los sistemas de salud ya están abrumados y poco capacitados, también se necesitan fondos adicionales y flexibles (tanto de desarrollo como humanitarios) para apoyar a los países de acogida y a las personas desplazadas. La ayuda al desarrollo y la cooperación son clave, por lo que los refugiados están incluidos en los sistemas nacionales (con acceso a la atención médica, educación, etc.) y redes de seguridad. Esto es necesario para limitar el impacto socioeconómico de la COVID-19 y para que los refugiados prosperen, y no solo para sobrevivir.

ACNUR sigue dispuesto a apoyar a la Presidencia alemana, la UE y los Estados miembros para mejorar la solidaridad con los refugiados y los países que los acogen en la UE y en todo el mundo, durante la pandemia y en otros momentos. La crisis de COVID-19 exige una respuesta coherente, efectiva y global que no deje a nadie atrás.

Para mayor información, por favor revise los siguientes documentos (disponibles en inglés):

O contacte: