El corto animado "Por mis hijos" es un reconocimiento a millones de madres forzadas a desplazarse

RED Clamor, con el apoyo de ACNUR, lanza un video animado que narra la historia de una madre venezolana en Ecuador que lucha para reencontrarse con sus hijos.  © Red Clamor y ACNUR

En muchos países de Latinoamérica y el Caribe se conmemora este domingo, 08 de mayo, el Día de las Madres – una celebración oportuna para visibilizar el sufrimiento de tantas mujeres como consecuencia de la violencia, el empobrecimiento, la exclusión, el abuso y la guerra, que inciden en el desplazamiento forzado de las personas.

Esta fecha es también un momento propicio para exigir el respeto a sus derechos y realzar, a través de gestos de amor, la presencia de las madres quienes con determinación y, en medio de grandes adversidades, logran criar, cuidar y formar a las nuevas generaciones.

Para muchas madres, este 08 de mayo será un día marcado por las secuelas de muerte y dolor que ha dejado la pandemia del COVID-19, además del duelo del desplazamiento forzado, el desarraigo y la experiencia de transitar por caminos inciertos, enfrentando a diario a muchísimos riesgos a su vida, integridad, y salud, entre otros derechos fundamentales.

También debemos honrar a las madres que se quedan atrás, quienes muchas veces han asumido el cuidado de los hijos e hijas de las familias desplazadas, viviendo en las mismas condiciones precarias, consecuencias de la situación política y la falta de oportunidades que empujaron a sus familiares a huir de sus países de origen, en busca de seguridad y estabilidad.     

Muchas madres refugiadas y migrantes son víctimas del crimen organizado o de las redes de trata durante su tránsito. Al llegar a los países de acogida, muchas se ven discriminadas o perjudicadas por la xenofobia. También se enfrentan a procesos de regularización complejos o restringidos que las llevan a vivir en la invisibilidad y sin acceso a oportunidades laborales o a los servicios básicos de bienestar, protección o seguridad social contemplados en los tratados internacionales sobre Derechos Humanos, los Derechos de la Mujer y de las personas en desplazamiento forzado.

Muchas madres-líderes de familia refugiadas y migrantes, sumidas en la desesperación, la indefensión y la soledad, toman riesgos excesivos que amenazan gravemente a sus hijas e hijos.

Desde la Red Clamor, abogamos por que cese la inestabilidad política y violencia que ha sumido a tantos países de la región de Latinoamérica y el Caribe en una crisis sin precedentes, para que se respeten los derechos humanos de las personas refugiadas y migrantes, y se les acoja, proteja, promueva e integre con justicia y equidad.

Como organizaciones eclesiales que caminan con quienes se encuentran en situación de refugio o migración, seguimos comprometidos a ofrecer asistencia humanitaria, a promover su desarrollo humano integral, a darles a conocer sus derechos, a animar la resiliencia y a incidir para que los Estados respeten los derechos humanos, derriben muros y construyan puentes de solidaridad.

Este año compartimos en honor a todas las madres refugiadas y migrantes el video animado “Por mis Hijos” una producción de la RED Clamor, con el apoyo de ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados. Este corto animado nace de un testimonio de la consultoría “Pies para que te tengo,” un informe que recopila las experiencias de personas refugiadas y migrantes de Venezuela en las Américas. Se puede leer el informe aquí.

Les invitamos a ver y compartir el corto animado, disponible en redes sociales en español e inglés.

La lucha de las madres refugiadas y migrantes y de las que con solícito amor oran y acompañan en la distancia a sus hijos e hijas en desplazamiento forzado, son ejemplo de un amor sin fronteras. Ellas nos animan a construir, como nos ha invitado el Papa Francisco, “un nosotros cada vez más grande”.

Para más información, contactar a:

  • MSc Elvy Monzant Arraga, secretario ejecutivo de la Red CLAMOR, +58 424-1367356