Cerrar sites icon close
Search form

Buscar el sitio de un país

Perfil de país

Sitio de país

Nuevo enfrentamiento genera desplazamientos en la región oriental de la RDC

Historias

Nuevo enfrentamiento genera desplazamientos en la región oriental de la RDC

UNHCR is extremely worried about the welfare of some 36,000 people forced to flee four camps in North Kivu and who are reported to be in a desperate situation. [for translation]
13 de abril de 2016 Disponible también en:
Una mujer congoleña desplazada sentada fuera de un refugio en la región oriental de la República Democrática del Congo, Foto de archivo de 2014.

GOMA, República Democrática del Congo, 13 de abril de 2016 (ACNUR) – Enfrentamientos entre las Fuerzas Armadas congoleñas y fuerzas rebeldes han obligado a decenas de miles de personas en el este de la República Democrática del Congo (RDC) a abandonar cuatro asentamientos para desplazados internos.

Entre finales de marzo y finales de la última semana, alrededor de 36.000 personas abandonaron los asentamientos de Mpati, Kivuye, Nyange y Bweru – tres de ellos gestionados por ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, a través de un socio local – en la provincia de Kivu Norte, en el distrito de Masisi.

"ACNUR está muy preocupado por el bienestar de estas personas, que según informan nuestros socios, se encuentran en situaciones desesperantes luego de haber sido nuevamente desplazados", dijo el Representante Regional de ACNUR, Stefano Severe. "Instamos a las autoridades y a los partidos rivales a garantizar que se respeten los derechos humanos básicos de los desplazados y que se les provea de un refugio alternativo seguro", agregó.

Mientras que muchos han encontrado refugio en otros asentamientos para desplazados internos (IDP, por sus siglas en inglés), que cuentan con el apoyo de ACNUR, otros acampan en las escuelas o en los patios de las iglesias. Unas tres cuartas partes de ellos son mujeres y niños, y muchos duermen sin un refugio adecuado en las plantaciones de banano cerca de los asentamientos abandonados.

Funcionarios del ACNUR y de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés) partieron el lunes para evaluar la situación y las necesidades. "Los socios locales nos han dicho que los recién desplazados carecen de alimentos y de asistencia médica. Muchos son sumamente vulnerables y viven en la extrema pobreza", dijo Severe. Los informes iniciales indican que algunas personas deseaban volver a los asentamientos pero no pudieron hacerlo.

Al ACNUR también le preocupa que más asentamientos en la misma área se vean afectados, ya que el ejército continúa con las operaciones contra el grupo rebelde Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR) y sus grupos armados aliados. ACNUR insta a las autoridades a proteger a los civiles que viven en estos asentamientos, a la vez que garanticen el carácter civil de los mismos.

Mpati, el más grande de los cuatro asentamientos, con unos 25.000 habitantes, fue abandonado a fines de marzo. Los que huyeron afirmaron que sus pertenencias fueron robadas, mientras que un centro médico y el equipamiento perteneciente a organizaciones humanitarias fueron saqueados. Los lugareños también huyeron, pero pudieron regresar sucesivamente. Los militares habrían podido tener como objetivo encontrar elementos armados que sospechaban esconderse entre la población civil.

El último desplazamiento en Masisi llega en un momento muy tenso para Kivu Norte, región afectada por la inestabilidad y la falta de legalidad, donde la violencia es algo común. Se han recibido informes de conflictos étnicos en distintas áreas, y el desplazamiento forzado de la población podría exacerbar la situación.

Hay alrededor de 1,5 millones personas desplazadas internamente en la RDC, de las cuales más de 610.000 en Kivu Norte. La mayoría de los desplazados en la provincia viven entre la comunidad de acogida. Antes de los últimos acontecimientos había cincuenta y cinco asentamientos para desplazados internos en la región, veintisiete de los cuales administrados por ACNUR y con una población de unas 145.000 personas.

Gracias a la Voluntaria en Línea Patricia Arrizabalaga por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.