Cerrar sites icon close
Search form

Buscar el sitio de un país

Perfil de país

Sitio de país

Enfrentamientos entre comunidades en la RDC obligan a 16.000 refugiados a huir hacia Congo-Brazzaville

Notas de prensa

Enfrentamientos entre comunidades en la RDC obligan a 16.000 refugiados a huir hacia Congo-Brazzaville

04 de enero de 2019 Disponible también en:
Una madre refugiada lleva a su hijo y artículos de socorro en Congo-Brazzaville.

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, está apoyando a las autoridades locales de la República del Congo para proporcionar asistencia humanitaria a los cerca de 16.000 refugiados recién llegados desde la República Democrática del Congo (RDC).

La gente está huyendo de los violentos enfrentamientos que estallaron a finales de diciembre de 2018 entre dos comunidades en Yumbi, en la provincia de Mai-Ndombe, en el oeste de la República Democrática del Congo. Una antigua rivalidad entre las comunidades Banunus y Batende ha sido el origen de estos nuevos enfrentamientos, los cuales se estima que habrían dejado un balance de decenas de muertos y en torno a 150 heridos que habrían llegado a Congo-Brazzaville.

Se trata del mayor flujo de refugiados de la RDC a Congo-Brazzaville en casi una década, desde que en el 2009 unas 130.000 personas fueron forzadas a buscar refugio debido a enfrentamientos étnicos en la antigua provincia de la RDC conocida como Ecuador.

Los refugiados, en su mayoría mujeres, niñas y niños de la tribu Banunu, continúan llegando a los distritos de Makotipoko y Bouemba en la República del Congo, donde las autoridades congoleñas y las agencias de la ONU, incluido el ACNUR, están facilitando tratamiento médico, comida y otros productos no alimentarios.

Aquellos que huyen de la RDC cuentan que en los ataques se han habrían incendiado casas y se habrían registrado asesinatos. Algunos de los recién llegados manifestaron temer una escalada del conflicto.

En la RDC, una reciente misión de evaluación humanitaria a Yumbi reveló que más de 450 viviendas habían quedado destruidas tras los enfrentamientos y comprobó que había personas con una necesidad apremiante de asistencia humanitaria básica como comida, atención sanitaria y albergue.

En Congo-Brazzaville, los refugiados se han establecido en localidades remotas como Makotipoko, Bouemba, Mopongo y Mpouya, en el Departamento de Plateux, y están siendo acogidos por las comunidades locales.

Las autoridades de la República del Congo han solicitado formalmente asistencia por parte de ACNUR y otras organizaciones humanitarias. ACNUR está coordinando las labores de asistencia humanitaria para apoyar al gobierno en su ayuda a las personas refugiadas.

ACNUR y el Programa Mundial de Alimentos ya han desplegado equipos en la zona desde el pasado 29 de diciembre, distribuyendo artículos de primera necesidad como comida, lonas impermeables y otros productos básicos. La distribución de alimentos comenzó el 1 de enero de 2019 en Bouemba y se expandirá a otros lugares a lo largo de los próximos días.

No obstante, los refugiados continúan viviendo en condiciones difíciles. Están siendo acogidos en zonas remotas donde las comunidades ya experimentaban importantes dificultades para acceder al agua, alimentación y servicios sanitarios. Las organizaciones humanitarias también se enfrentan a dificultades logísticas, ya que algunas localidades solo son accesibles por el río. La temporada de lluvias y las inundaciones en la zona dejan a los recién llegados expuestos a la malaria y enfermedades transmitidas por el agua.

Para mayor información sobre el tema, por favor contacte: