ACNUR entrevista a los solicitantes de asilo devueltos a Libia

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

Los funcionarios de ACNUR en Libia han estado entrevistando a 82 personas que fueron interceptadas en alta mar por la marina italiana el pasado 1 de julio a aproximadamente 30 millas náuticas de la isla italiana de Lampedusa. Estas personas fueron transferidas a un barco libio y trasladadas a continuación a Libia. En base a las entrevistas posteriores, no parece que la marina italiana haya tratado de establecer las nacionalidades o las razones que llevaron a estas personas a huir de sus países.

Una vez en Libia, el grupo fue llevado a centros de detención en los que ACNUR ha tenido la oportunidad de llevar a cabo las entrevistas. De estas personas que trataban de llegar a Italia, 76 eran originarios de Eritrea, entre los que se encontraban nueve mujeres y al menos seis niños. En base a los informes de ACNUR sobre la situación en Eritrea y a las entrevistas realizadas a estas personas, está claro que un número significativo de los miembros de este grupo requiere protección internacional.

En el transcurso de las entrevistas, ACNUR escuchó testimonios preocupantes que denunciaban el uso de la fuerza por parte del personal italiano durante el traslado a la embarcación libia. De acuerdo a estas declaraciones, a consecuencia de los hechos seis personas de Eritrea requirieron atención médica. Las personas también alegaron que la armada italiana se incautó de sus efectos personales durante la operación, incluyendo documentos vitales, que aún no les han sido devueltos. Las personas entrevistadas hablaron de su agotamiento tras cuatro días en el mar y dijeron que la armada italiana no les ofreció comida durante las 12 horas que duró la operación de retorno a Libia.

En vista de la gravedad de estas alegaciones, ACNUR ha enviado una carta al Gobierno italiano solicitando información acerca del trato dispensado a las personas devueltas a Libia y pidiendo el respecto de las normas internacionales.

Durante los últimos años, Italia ha rescatado en el mar Mediterráneo a miles de personas cuya vida estaba en peligro, ofreciendo ayuda y protección a aquellos que la necesitaban. Desde principios del mes de mayo, se ha introducido una nueva política de devolución y al menos 900 personas que trataban de llegar a Italia por mar han sido devueltas a otros países, principalmente a Libia. ACNUR ha expresado su seria preocupación por el impacto de esta nueva política que, en ausencia de las garantías adecuadas, puede impedir el acceso al derecho de asilo y que socava el principio internacional de non-refoulement o no-devolución.