Kazajistán: ACNUR preocupado por el arresto y maltrato de refugiados y solicitantes de asilo uzbecos

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

Estamos profundamente preocupados por la detención temporal y los presuntos malos tratos que habrían sufrido tres refugiados uzbecos y dos solicitantes de asilo de la misma nacionalidad. Los hechos tuvieron lugar la semana pasada en Almaty. Los cinco hombres denunciaron ante ACNUR que un grupo compuesto por al menos seis hombres armados que portaban máscaras, entraron en sus respectivos domicilios situados en diferentes barrios de la ciudad kazaja en torno a la medianoche del lunes y les llevaron para ser interrogados en difíciles circunstancias.

Durante uno de estos asaltos, un refugiado habría sido presuntamente golpeado y como resultado sufre una rotura de nariz. Las personas arrestadas fueron trasladadas a las oficinas del Comité de Seguridad Nacional (DKNB, por sus siglas en inglés) en Almaty, donde afirman haber sido víctimas de abusos verbales y de amenazas de deportación inmediata a Uzbekistán. Los cinco hombres fueron liberados a la mañana siguiente por el DKNB, que ha confirmado de manera extraoficial que los refugiados fueron arrestados durante una operación especial por ser considerados sospechosos de estar implicados en un crimen cometido en Uzbekistán, y tras haber recibido una orden de detención emitida por el país uzbeco.

Los refugiados han informado de que en el momento de la detención algunos de ellos fueron esposados y se les tapó la cara con bolsas de plástico o con sombreros. También cuentan que les llevaron a un emplazamiento desconocido donde fueron interrogados por personas que no se habrían identificado. Todos los refugiados denunciaron que fueron interrogados en relación al asesinato de un policía en Uzbekistán y alegan haber recibido amenazas de violencia física y de deportación por parte de las personas que realizaron el interrogatorio. A pesar de estar registrados por ACNUR, no se les permitió contactar con la Agencia de los Refugiados o con sus familiares, ni se les ofreció representación legal.

Estamos gravemente preocupados por dicho incidente, especialmente en lo concerniente la violencia y amenazas que rodean el asalto y posterior interrogatorio. Queremos señalar que los nacionales de los países vecinos que buscan asilo en Kazajistán son personas particularmente vulnerables, al no tener acceso al sistema nacional de asilo, sino que es la propia oficina de ACNUR en Kazajistán la encargada de determinar sus necesidades de protección internacional. Esperamos que se permita el acceso al territorio y al sistema de asilo local conforme a la legislación nacional kazaja relativa al refugio, que en este momento está siendo revisada.

Hemos enviado una nota de protesta formal al Gobierno de Kazajistán en relación a este incidente. Instamos al Gobierno de Kazajistán, como Estado firmante de la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados y de su Protocolo de 1967, a respetar su compromiso con la protección de los refugiados.