Encuesta de ACNUR: iraquíes reacios a retornar a Iraq permanentemente

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

La encuesta se llevó a cabo en el cruce transfronterizo de Al Waleed entre Siria e Irak, en julio y agosto. De 498 familias, que representan más de 2000 personas, 46 por ciento citó la incertidumbre política, mientras que 15 por ciento culpó a las condiciones inestables de seguridad. Otro 13 por ciento dijo que los frenan las pocas oportunidades de educación, y seis por ciento citó la escasez de viviendas.

La mayoría de las personas que cruzan la frontera – 89 por ciento – dijo que era para un viaje corto. En el 42 por ciento de los casos se trataba de visitas a miembros de la familia, el 18 por ciento dijo que estaban revisando las condiciones del terreno, el 15 por ciento para obtener documentación, y 10 por ciento para vigilar su propiedad.

Una encuesta similar en la frontera entre Irak y Jordania, entre unas 364 familias (que representan aproximadamente 1.450 personas) encontró que ninguna de ellas está regresando a Irak de forma permanente. Razones similares fueron citadas.

Siria alberga el mayor número de refugiados iraquíes en la región. Desde el comienzo de la guerra en Irak, el ACNUR en Siria, ha registrado más de 290.000 iraquíes. Desde entonces algunos han sido oficialmente reasentados, otros salieron a terceros países por otros medios, algunos han decidido regresar a Irak, en su mayoría de forma espontánea y, en pocos casos, con asistencia limitada del ACNUR. La mayoría, sin embargo, permanece en Siria. A finales de agosto de 2010, la población de refugiados iraquíes registrados en el ACNUR se sitúa en 153.042.

La demanda de registro por parte de refugiados iraquíes en Siria se ha incrementado durante los últimos 5 meses, con un promedio de 1.900 personas solicitando citas de registro cada mes desde el comienzo del año.

Desde mayo, esta cifra ha aumentado dramáticamente a un máximo de 3.500 en agosto. La mayoría de iraquíes solicitantes de registro vino de Bagdad y las gobernaciones de Ninewa, reconocidas como especialmente peligrosas en las directrices del ACNUR.

Siria ha sido un anfitrión generoso de refugiados iraquíes. Más del 70% (o 110.000) de los refugiados iraquíes actualmente registrados en Siria han vivido allí durante más de cuatro años. Aunque muchos refugiados iraquíes salieron de Irak con algunos ahorros, después de años de exilio, estos ahorros se han agotado. Como resultado, los refugiados dependen de los alimentos y la asistencia financiera del ACNUR para mantenerse a sí mismos y sus familias.

Aproximadamente el 41% de todos los iraquíes registrados en Siria son considerados "vulnerables" y necesitados de asistencia. 34.000 padecen enfermedades graves, mientras que 9000 o el 9% de la población refugiada se clasifica como "mujeres en situación de riesgo".

El ACNUR considera la situación de seguridad en Irak inadecuada para facilitar o promover el retorno. No obstante, seguimos ayudando a los refugiados que voluntariamente manifiestan su deseo de regresar, en estrecha coordinación con las autoridades iraquíes.

El número de refugiados que vuelve permanentemente a Irak ha sido muy bajo. El ACNUR ha apoyado a 163 personas a regresar a Irak desde Siria desde el comienzo de 2010. De acuerdo con estadísticas del gobierno iraquí, sólo 18.240 refugiados iraquíes regresaron del exilio entre enero y agosto de 2010. Esto representa un 20 por ciento del total de 89.700 retornados en el mismo período, incluidos los desplazados internos.

La violencia en curso en Iraq ha dado lugar a desplazamientos internos y externos a gran escala de la población iraquí. Más de 1,5 millones de personas siguen desplazadas dentro del país, mientras cientos de miles siguen viviendo como refugiados en países vecinos, principalmente en Siria y Jordania.