ACNUR celebra la nueva política sobre desplazados internos en Afganistán

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

ACNUR acoge con satisfacción la nueva política nacional afgana relativa los derechos de las personas desplazadas internas.

Esta nueva política de Afganistán en materia de desplazados internos, presentada hoy en Kabul, tiene por objeto garantizar la protección de los derechos de los desplazados, así como encontrar soluciones para las personas afectadas por conflictos y desastres naturales. Asimismo, esta política establece las funciones y responsabilidades de los diferentes ministerios del gobierno, organizaciones humanitarias y otros socios.

ACNUR ha proporcionado apoyo y asistencia técnica a las autoridades afganas en la redacción de esta nueva política.

Se estima que 630.000 personas permanecen desplazadas en Afganistán debido al conflicto, de las cuales el 55% vive en zonas urbanas. ACNUR ha observado un incremento anual del 22% en el desplazamiento interno, aunque que las cifras siguen aumentando. Más de 124.000 personas se convirtieron en desplazadas sólo en el año 2013.

ACNUR acoge favorablemente esta política adoptada recientemente y reconoce la responsabilidad primordial del gobierno para prevenir las condiciones que conducen al desplazamiento, para minimizar el desplazamiento inevitable, así como para mitigar y resolver sus efectos negativos de forma urgente.

Las comunidades que acogen a desplazados internos y refugiados afganos retornados, que no puedan regresar a sus lugares de origen, también recibirán apoyo.

También se establece que una de las principales responsabilidades del gobierno es proporcionar asistencia de emergencia, apoyo a largo plazo y una protección efectiva a las personas desplazadas en Afganistán. Esta responsabilidad existe independientemente de la causa que haya generado el desplazamiento, y se aplica tanto a las personas desplazadas que viven en asentamientos, con familias de acogida, en zonas rurales o en entornos urbanos, como a aquellas que viven en el interior o fuera de su provincia de origen.

Gracias a la implementación de esta política, los desplazados no perderán los derechos de que disfrutan los demás ciudadanos. En particular, se reconoce que todos los afganos, incluidos los desplazados, tienen el derecho a la libertad de circulación y residencia.

Por otra parte, los ciudadanos afganos tendrán derecho a integrarse en el lugar donde viven, regresar a su lugar de origen, o trasladarse a un nuevo lugar. En ningún caso se les instará u obligará a regresar o trasladarse a zonas donde su vida pueda correr peligro.

ACNUR comprende los retos a los que se enfrentará el gobierno afgano para ejecutar esta la política y, en colaboración con otras agencias humanitarias, está dispuesta a ayudar y ofrecer asistencia al Estado afgano en la búsqueda de soluciones para los desplazados internos.