Cerrar sites icon close
Search form

Buscar el sitio de un país

Perfil de país

Sitio de país

Operaciones de ayuda a refugiados sudaneses cerca de punto crítico, advierte ACNUR

Comunicados de prensa

Operaciones de ayuda a refugiados sudaneses cerca de punto crítico, advierte ACNUR

04 de julio de 2012 Disponible también en:

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, António Guterres, advirtió hoy de que la situación de los refugiados que huyen de los estados sudaneses del Nilo Azul y de Kordofán del Sur se ha vuelto preocupante, con más de 200.000 personas desplazadas a los vecinos Sudán del Sur y Etiopía y de que los esfuerzos realizados en Sudán del Sur están llegando a un punto crítico.

"Las condiciones peligrosas y difíciles de Sudán del Sur y el gran número de refugiados que acuden a este país están poniendo a dura prueba nuestras operaciones", afirmó Guterres "y la gente sigue llegando cada día, muchos malnutridos. Entre ellos, además, se encuentran grupos de niños que no tienen familiares que los acompañen".

Trabajadores de ACNUR en el terreno en Etiopía y Sudán del Sur informan de que han llegado ya unas 211.700 personas que huyen de los estados sudaneses del Nilo Azul y de Kordofán del Sur; 36.700 de ellos se encuentran en la región etíope de Assosa.

Sin embargo, la mayor presión de este flujo humano se encuentra en Sudán del Sur, con 62.000 personas en el estado de Unidad y 113.000 en el estado del Alto Nilo, la mayoría en zonas remotas donde carecen incluso de una estructura básica. Los niños y los adolescentes conforman el 52% de los refugiados en Assosa, el 44% en el estado del Alto Nilo y el 65% en el estado de Unidad.

En Sudán del Sur, el abastecimiento de agua para esta población se ha convertido en un agudo problema, incluso con la recién comenzada estación de lluvias. En la mayor parte del campamento Jamman en el Alto Nilo el agua llega a los tobillos y, aún así, la cantidad de agua potable está muy por debajo de lo que se necesita. Se han cavado varios pozos en este y otros campamentos, pero muchos refugiados siguen recibiendo sólo un tercio, o incluso menos, de la cantidad diaria de agua necesaria. Esto aumenta el riesgo de enfermedades.

"La complejidad de la crisis de Sudán la hace única", informó Guterres. "Nos estamos enfrentando a una situación en la que los refugiados recién llegados se encuentran muy malnutridos y la amenaza de enfermedades por carecer de agua potable es muy alta. Un gran número de refugiados se localiza en zonas realmente peligrosas y los desprendimientos de tierra provocados por la lluvia bloquean las carreteras, con lo que se hace imposible el traslado de estas personas a otras zonas, incluso cuando se han localizado mejores emplazamientos. Se necesita urgentemente más ayuda".

ACNUR ha solicitado a los gobiernos y a la población en general que aporten más fondos para la crisis de refugiados de Sudán. El pasado 22 de junio, la agencia anunció que las contribuciones recibidas para dicha crisis ya se habían agotado y que se necesitaban unos 219 millones de dólares para cubrir en 2012 las necesidades de los refugiados sudaneses que se encuentran en Sudán del Sur y Etiopía. A día de hoy se habían recibido unos 45.9 millones de dólares.

Gracias a la voluntaria de UNV Online Sofía Estévez Torres por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.