La Embajadora de Buena Voluntad de ACNUR, Angelina Jolie, pide que al mundo que no se olvide de los refugiados iraquíes

Goodwill Ambassador Angelina Jolie urges the international community not to forget the hundreds of thousands of Iraqi refugees who remain in exile. [for translation]

A clearly moved Angelina Jolie, UNHCR Goodwill Ambassador, listens as Hoda tells her harrowing tale of being physically abused in Iraq. [for translation]  © ACNUR/S.Malkawi

DAMASCO, Siria, 2 de octubre (ACNUR) – La Embajadora de Buena Voluntad de ACNUR, Angelina Jolie, hizo un llamamiento el viernes a la comunidad internacional que no se olvide de los cientos de miles de refugiados iraquíes que permanecen en el exilio a pesar de la relativa mejoría de la seguridad en su país.

Decenas de miles de civiles iraquíes han regresado a su país desde Siria y otros países vecinos durante el último año, pero son muchos los que no pueden o no quieren regresar a un país que aún está sumido en la violencia. Con la desaparición de los grandes titulares sobre Irak ha desaparecido también la situación de los refugiados.

Angelina Jolie, quien ha regresado a los suburbios más pobres de Damasco para visitar a los refugiados iraquíes tras su primera visita en 2007, dijo que estos refugiados aún necesitan ayuda para sobrevivir y apoyo. "La mayoría de los refugiados iraquíes no pueden volver a Irak teniendo en cuenta las profundas experiencias traumáticas que han sufrido allí, la incertidumbre ante las próximas elecciones en Irak, los problemas de seguridad y la falta de acceso a los servicios básicos. De hecho, van a continuar necesitando el apoyo de la comunidad internacional".

La célebre actriz estadounidense, que viajó con su pareja Brad Pitt, fue recibida en las casas de dos familias iraquíes en el barrio de Jaramana, al sur de Damasco. La primera familia, compuesta por siete personas, huyó a Siria en 2006, mientras que la segunda familia, que forma parte de una minoría religiosa, huyó a Irak en julio de este año después de que un hijo, Walid*, fuera secuestrado en dos ocasiones y que su madre, Hoda*, sufriera abusos físicos. El patriarca de la familia, Fares*, tuvo que pagar un rescate de 25.000 dólares tras el primer secuestro de Walid.

La segunda vez, tanto el hijo como la madre fueron secuestrados juntos Fares tuvo que reunir un rescate de40.000 dólares. Aunque ambos fueron liberados, ya habían sufrido una terrible experiencia, incluida la tortura. "Fui violada diariamente durante 13 días por hasta 10 hombres", recuerda Hoda* con voz temblorosa. "Yo quería quitarme la vida y la única razón por la que decidí no seguir adelante fue por mis hijos", añadió. Tras la liberación de Hoda y Waleed, toda la familia huyó a Siria.

"Te agradezco que hayas compartido conmigo tu historia," dijo Angelina Jolie visiblemente conmovida mientras estrechaba la mano de Hoda. "Esto nos ayuda a entender vuestros problemas. Hay mucho sufrimiento en esta parte del mundo, pero eres una mujer muy valiente y fuerte, pues has salido adelante por el bien de tus hijos."

La familia señaló que a pesar de que los sirios han sido muy acogedores, aún así les resulta difícil permanecer en este país y tienen el deseo de ser reasentados en un tercer país. Mientras tanto, dependen de la ayuda alimenticia y del apoyo financiero que reciben de ACNUR.

La agencia de la ONU para los refugiados trabaja en estrecha colaboración con las autoridades locales y con la Media Luna Roja Árabe Siria para ayudar a los refugiados más vulnerables en los países vecinos a Irak, especialmente en Siria y Jordania, donde la mayoría de ellos ha encontrado refugio. Esta asistencia incluye ayuda material, económica, médica y de otro tipo. Muchas de las familias que han huido a Siria en los últimos años han agotado sus ahorros, y ahora dependen de la generosidad y de la ayuda del gobierno y de las agencias humanitarias como ACNUR.

La primera familia a la que Jolie visitó – madre, padre y cinco niños menores de siete años – es un buen ejemplo de las difíciles condiciones de vida de los refugiados. Viven hacinados en una vivienda miserable y mal ventilada de una sola habitación, situada en un sótano y que tan sólo cuenta con una pequeña ventana. La mayor parte de sus posesiones, como colchones, mantas y cajas de comida, les ha sido proporcionada por ACNUR. Ellos también tienen historias terribles que contar, incluido el secuestro y la tortura de su padre, Taha, que todavía hoy sufre pesadillas y al que le resulta difícil salir del apartamento. Su esposa, Ibtissam, ha explicado los grandes problemas para pagar el alquiler y comprar extras, tales como ropa y medicinas. Ella trabaja como limpiadora en un mercado, a pesar de que es diplomada en magisterio.

"Rompí mi título universitario," dijo, y agregó: "¿Qué valor tiene ahora que sólo soy una mujer de la limpieza?". Ibtissam contó a Jolie que su familia también quería empezar una nueva vida en un tercer país. Dos de las familias que Angelina Jolie conoció durante su primera visita en 2007 han sido reasentadas en Estados Unidos, mientras que una tercera familia regresó recientemente a Irak.

La Embajadora de Buena Voluntad señaló que las familias que ha visitado hoy "no se han recuperado del trauma que han vivido", al tiempo que añadió que, "hasta que se encuentren otras soluciones, o que estos refugiados puedan regresar a casa, es esencial que la comunidad internacional ayude a ACNUR a proporcionarles apoyo económico y los alimentos necesarios para que puedan sobrevivir".

El actor estadounidense Brad Pitt, pareja de la Embajadora de Buena Voluntad de ACNUR Angelina Jolie, juega con varios niños refugiados en Damasco.  © ACNUR/S.Malkawi

Durante su viaje, Angelina Jolie también se reunió con el presidente de Siria, Bashar al-Assad, y su esposa, Asma al-Assad, quien le habló de los esfuerzos realizados por Siria para brindar atención médica a las personas más vulnerables y alentar a los niños refugiados a ir a la escuela.

"Está claro que el pueblo sirio, sin importar los retos o las dificultades a las que se puedan enfrentar, siempre han mostrado una generosa hospitalidad hacia las personas necesitadas. Espero que el resto del mundo reconozca que todos nosotros tenemos que compartir esta carga, y seguir ocupándonos de los refugiados iraquíes ", afirmó Angelina Jolie tras la reunión.

ACNUR calcula que más de 4,2 millones de iraquíes han abandonado sus hogares desde el comienzo del conflicto en Irak en 2003. Hasta la fecha, 215.000 refugiados iraquíes están registrados por ACNUR en Siria, la mayoría de los cuales depende de la ayuda alimenticia y material.

*Nombres ficticios por motivos de protección

Por Dalia Al-Achi, en Damasco, ACNUR Siria