Angelina Jolie regresa a Ecuador y visita a comunidades de refugiados

UNHCR Goodwill Ambassador Angelina Jolie returns to northern Ecuador to see how the situation has changed and to raise awareness about sexual violence. [for translation]

  © 

LAGO AGRIO, Ecuador, 18 de junio (ACNUR) – La Embajadora de Buena Voluntad del ACNUR Angelina Jolie regresó a Ecuador para ver cómo había cambiado la situación desde la última vez que visitó el país, hace ocho años, y para llamar la atención sobre el problema de los menores no acompañados y de la violencia en contra de las mujeres refugiadas.

La célebre actriz, que llegó en la ciudad de Lago Agrio el jueves, visitó las operaciones del ACNUR en el terreno y la aislada comunidad de Barranca Bermeja, ubicada en una selva espesa a orillas del río San Miguel, que traza la frontera con Colombia. En el pequeño poblado viven 34 familias, la mayoría de los habitantes es constituida por refugiados que huyeron de la violencia qua azota a diferentes regiones de Colombia desde hace décadas.

En Lago Agrio, capital de la provincia de Sucumbíos, Angelina Jolie se reunió con una madre colombiana que había conocido en el mismo lugar en 2002. "En ese tiempo ella tenía mucha esperanza en el futuro. Recientemente recibió tratamiento para un cáncer. Ahora sigue esperando", dijo la Embajadora de Buena Voluntad.

La actriz también se reunió con un grupo de mujeres en un albergue para víctimas de violencia doméstica, que es un problema muy serio en la región.

En el albergue, gestionado por la Federación de Mujeres de Sucumbíos, algunas de las mujeres contaron desgarradoras historias de golpes, incesto y otras formas de violencia sexual y con base en género. Algunas de ellas han tenido que recorrer a "sexo de sobrevivencia" para encontrar un lugar donde poder alimentar a sus hijos, mientras otras se convirtieron en víctimas de la explotación sexual.

En Barranca Bermeja Jolie compartió un tiempo con la comunidad y se quedó impresionada de la fortaleza mental que demuestran para poder afrontar el sufrimiento que han tenido que vivir en Colombia. Una mujer le contó como, después de que dos miembros de su familia fueran asesinados, debió huir para no perder a ninguno más de sus hijos.

Hay alrededor de 51.000 refugiados registrados en el Ecuador, aunque ACNUR estima que alrededor de 135.000 personas necesitarían protección internacional. Esto convierte a Ecuador en el país con la mayor población refugiada de toda América Latina. Muchos de los colombianos viven en remotas zonas de la frontera norte, como Barranca Bermeja, a menudo demasiado asustados como para buscar el apoyo de ACNUR y sus socios.

"Han pasado ocho años desde la primera vez que estuve aquí y la presencia de ACNUR ha aumentado de manera considerable", señaló Jolie tras su llegada a Ecuador. "Ahora ACNUR está presente en las zonas más profundas de la selva para poder alcanzar a los refugiados que viven en lugares apartados y en una situación desesperada", añadió.

"Quería regresar y encontrarme con personas en una situación de riesgo, en especial centrándome en la situación de violencia contra la mujer y menores no acompañados", explicaba Jolie. "Estoy muy contenta de haber podido reencontrar algunas caras ya conocidas de refugiados que conocí durante mi viaje de 2002." Las mujeres solas, niñas y afro-colombianas se encuentran entre los grupos más vulnerables entre la población refugiada.

Jolie ha participado el viernes (14:00 GMT, 9:00 GMT -5) en una conexión en directo desde el norte de Ecuador con Washington DC en Estados Unidos, Damasco en Siria y Dungu, en el nor-este de Congo. El evento, que incluye a su vez al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, António Guterres y la Secretaria de Estados Hillary Clinton, es uno de los eventos principales de las celebraciones de este año para el Día Mundial del Refugiado.

Por Sonia Aguilar y Marie-Noelle Little-Boyer en Lago Agrio, Ecuador