Jolie y Guterres muestran su solidaridad con los refugiados sirios en Turquía

El Alto Comisionado António Guterres y la Enviada Especial Angelina Jolie reiteraron la urgente necesidad de ayudar a los países que albergan decenas de miles de refugiados sirios.

Angelina Jolie (de negro) y Antonio Guterres (a su lado en camisa azul) visitan un campo que alberga a miles de refugiados sirios en Turquía.  © ACNUR/J.Tanner

KILIS, Turquía, 13 de setiembre (ACNUR) – El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, António Guterres, y la Enviada Especial de ACNUR Angelina Jolie, reiteraron la urgente necesidad de ayudar a los países que albergan decenas de miles de refugiados sirios después de visitar dos de los doce bien organizados campos de refugiados situados cerca de la frontera de Turquía con Siria.

Durante su viaje, António Guterres y Angelina Jolie agradecieron a Turquía por mantener sus fronteras abiertas para cualquier persona que solicite asilo, por adoptar un sistema de protección temporal, y por asegurar que ningún sirio será regresado forzosamente a su país. También encomiaron el rol de la Media Luna Roja Turca en la provisión de ayuda humanitaria a los refugiados.

Más de 80.000 refugiados, principalmente mujeres y niños, se encuentran alojados en estos campos y el gobierno turco está planeando la construcción de cuatro campos adicionales para fin de este mes a fin de albergar 36.000 personas más. Además, se calcula que hasta 60.000 personas se encuentran hospedadas con parientes o alquilando cuartos y apartamentos en áreas urbanas.

"Nuestras puertas están abiertas a todos los sirios", declaró Suleyman Tapsiz, gobernador de la provincia fronteriza de Kilis. "Nuestro distrito más grande ahora es el campo de refugiados", reveló Tapsiz.

El Alto Comisionado Guterres llamó a otros países a hacer más para ayudar a Turquía. "Es tiempo que la comunidad internacional entienda que con las altas cantidades de personas cruzando la frontera, Turquía no puede afrontar esto solo", dijo Guterres, quien hizo similares llamados esta semana mientras visitaba con la Enviada Especial Angelina Jolie los otros dos principales países receptores de refugiados sirios, Jordania y Líbano.

"Los sirios tienen una larga historia de acoger gente en necesidad", agregó Jolie. "Ahora es su momento de necesidad y estoy agradecida a Turquía y todos los países vecinos por su extraordinaria generosidad". Más de 250.000 sirios hasta la fecha han sido registrados como refugiados o solicitado dicha condición en Turquía, Líbano y Jordania, pero el número real de aquellos que han escapado de los combates podría ser mucho mayor.

En el campo de Kilis, 12.000 refugiados residen en contenedores transformados que ofrecen alguna apariencia de hogar. El gobernador Tapsiz dijo que 4.000 más estaban viviendo en la ciudad de Kilis, donde vienen recibiendo asistencia.

El gobierno de Turquía está identificando a los refugiados más vulnerables en todas las áreas y proporcionándoles asistencia, así como trasladando personas de alojamientos inadecuados a los campos establecidos. Unos 6.000 refugiados viven en hangares mientras esperan su entrada a Turquía en el cruce fronterizo de Kilis. Ellos serán probablemente trasladados a los nuevos campos.

Turquía también ha estado proporcionando atención médica vital para los refugiados, incluyendo a aquellos con heridas de guerra. Desde que la crisis comenzó el año pasado, médicos turcos han realizado cirugías a 1.600 refugiados en Kilis, muchas de ellas como consecuencia del conflicto armado. "En nuestros hospitales se pueden ver bebes heridos, personas que han perdido los brazos" declaró el gobernador Tapsiz, mientras solicitaba mayor ayuda internacional para mantener un alto nivel de asistencia a los refugiados.

Durante su visita al campo de Kilis, Angelina Jolie conversó con varias familias, todas las cuales habían perdido a alguno de sus miembros como consecuencia del conflicto en Siria. Una mujer le contó a la actriz que una familia entera murió en su pueblo cuando su casa fue bombardeada. "No nos importan nuestras casas, lo que nos importa es la sangre de nuestra gente", dijo la mujer. Otra mujer le contó a Angelina Jolie acerca del único sobreviviente de otra familia – un bebé encontrado acurrucado en los brazos de su madre fallecida.

La educación fue también un tema recurrente durante la visita. El Alto Comisionado y Angelina Jolie visitaron una nueva escuela primaria cuyas paredes estaban cubiertas con trabajos artísticos realizados por los niños. Sin embargo, algunas familias expresaron preocupación con respecto al futuro de sus niños. "No hay manera de progresar como refugiado", dijo un ciudadano sirio. "La vida se detiene. A pesar de que estamos vivos, nuestra vida terminó".

Posteriormente, el Alto Comisionado y Angelina Jolie visitaron el jueves el campo de refugiados de Islahiye en la provincia de Gaziantep. El recientemente establecido campo alberga unos 10.000 sirios en carpas. Bajo el sofocante calor los refugiados expresaron sus temores por miembros de sus familias que permanecen en Siria y dijeron estar preocupados por el próximo invierno.

Una mujer le dijo a Angelina Jolie que su hijo corría riesgo de muerte por permanecer en su aldea cerca de la ciudad más grande de Siria, Alepo, para proteger su hogar de los saqueadores. Otra mujer, maestra y madre de siete hijos, habló de su marido, un ex oficial de policía que perdió sus manos en una explosión y ya no podía trabajar. Ella es una de los 400 profesores calificados en lista de espera para enseñar en la escuela del campo.

Mientras tanto, el Alto Comisionado expresó su preocupación acerca del bienestar de los civiles desplazados en Siria. "Creo fuertemente que hay que aumentar la asistencia humanitaria dentro de Siria", Guterres le dijo al gobernador Tapsiz. "Se necesita más presión para asegurar que la asistencia humanitaria dentro de Siria sea fortalecida".

Desde el comienzo de la crisis, 115.000 sirios han llegado a los campos de refugiados en Turquía, mientras 35.000 de ellos ya han retornado voluntariamente. En abril Turquía solicitó a la comunidad internacional que contribuya a los esfuerzos de respuesta frente a esta crisis.

Por Melissa Fleming en Kilis, Turquía

Gracias al voluntaria de UNV Online Gerardo Arce Arce por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.