El brutal conflicto en Yemen provoca que un millón de desplazados regresen al peligro

Mientras los combates se extienden en Yemen durante febrero de 2017, una familia recién desplazada recibe asistencia del ACNUR y una tienda de campaña para vivir, en la zona costera de Al Hudaydah. Cerca de 34.000 personas huyeron de sus hogares en los distritos de Al Mokha y Dhubab a medida que el conflicto se intensificaba.  © ACNUR/N Al Sharafi

GINEBRA, Suiza, 21 de febrero de 2017 (ACNUR) – El incesante conflicto y las deterioradas condiciones en Yemen obligan a millones de desplazados yemeníes a regresar al peligro y la adversidad, advirtieron hoy la Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR, y la Agencia de la ONU para las Migraciones, OMI, durante la publicación de los últimos datos y estadísticas sobre la crisis de desplazamiento en el país.

Desde el inicio del conflicto en marzo de 2015, más del 11 por ciento de la población de Yemen, cerca de 3 millones de personas, se han visto obligadas a huir de sus hogares y buscar seguridad. Sin embargo, casi dos años después, las prolongadas hostilidades y el empeoramiento en las condiciones obligan ahora a un millón de estas personas desarraigadas a volver a sus hogares, de los cuales ya habían huido, a pesar de los peligros y la inseguridad en el país.

Dos reportes emitidos por el Grupo de Trabajo sobre Movimientos de Población (TFPM por sus siglas en inglés), un grupo de trabajo técnico dirigido conjuntamente por el ACNUR y la OIM, demostró que en la actualidad hay 2 millones de personas desplazadas internas en Yemen y un millón de desplazados retornados; y que a medida que las condiciones en el país continúan deteriorándose, muchas personas desplazadas están considerando retornar a sus hogares, donde los desafíos en las condiciones socio económicas y de seguridad persisten.

El Informe del TFPM, que comprende una evaluación multisectorial de la ubicación, y el cual fue publicado hoy, y un informe de seguimiento de los movimientos de población actualizado periódicamente (12º informe del TFPM), publicado el mes pasado, proporcionan las estimaciones más completas y detalladas de las poblaciones desplazadas y sus circunstancias en Yemen, e informan la planificación de la respuesta humanitaria para 2017.

Los reportes destacan que la falta de acceso a ingresos, así como a servicios básicos en áreas de desplazamiento son las principales razones que provocan que los desplazados retornen a sus zonas de origen, con un 40 por ciento de los informantes clave indicando que los desplazados internos ahora tienen la intención de regresar a sus hogares en los próximos tres meses.

El Representante del ACNUR en Yemen, Ayman Gharaibeh, dijo: "El hecho de que las personas desplazadas por el conflicto estén regresando a sus hogares porque la vida en las zonas a las que huyeron buscando seguridad es tan abismal como en las zonas de las que huyeron, es un testimonio de lo catastrófica que se ha vuelto la situación en Yemen".

"Las personas que intentan regresar enfrentan enormes desafíos", dijo Gharaibeh. "A menudo regresan a sus hogares, los cuales fueron destruidos, en zonas que no cuentan con los servicios esenciales. Ellos aún necesitan ayuda humanitaria y a menudo se ven obligados a huir de sus hogares de nuevo. Estos retornos no pueden ser vistos como sostenibles".

Observando que todas las gobernaciones de Yemen, a excepción de la isla de Socotra, se han visto afectadas por el conflicto, Gharaibeh dijo: "Una abrumadora mayoría del millón de yemeníes desplazados retornados ha regresado a Adén, Amanat Al Asimah, Taiz, Lahj y Shabwah, zonas que han sido particularmente afectadas por las hostilidades y la inseguridad".

"El alimento, la asistencia financiera y el apoyo psicosocial continúan siendo necesidades prioritarias para las personas que regresan a sus hogares", añadió.

Los reportes del TFPM también brindan indicaciones de lo difícil que se ha vuelto la vida para los dos millones de personas desplazadas internas en el país. La escasez de alimentos y la malnutrición son generalizadas y se reportaron en 84 por ciento de las ubicaciones de desplazados identificadas. Además de la malnutrición, se citan a las enfermedades diarreicas y la malaria como las preocupaciones de salud más comunes para los desplazados yemeníes.

El Jefe de Misión de la OIM en Yemen, Laurent De Boeck señaló la gran angustia para quienes viven en centros colectivos y asentamientos improvisados, explicando que "la OIM, junto con sus socios, sigue comprometida con el apoyo a las familias desplazadas que han buscado albergue en estos campamentos y viven en condiciones insoportables con limitado o inexistente acceso a servicios, y se encuentran expuestos a los riesgos para la salud y los peligros medioambientales a diario".

"Recientemente, cuando visité algunos de estos campamentos improvisados y a desplazados en las escuelas en las prefecturas de Taiz, Hajjah, Lahj e Ibb, vi lo necesario que era que la comunidad internacional adaptara su respuesta para satisfacer las necesidades básicas, mientras se trabaja para reconstruir la dañada infraestructura para mejorar el acceso a los servicios, como la salud y el albergue, artículos no alimentarios, agua y alimento, y así aliviar la presión sobre las comunidades que albergan grandes poblaciones de desplazados internos", dijo De Boeck.

De Boeck añadió: "Con el más reciente desplazamiento a gran escala en Taiz, el cual aún no se ve reflejado en los reportes del TFPM, la OIM y sus socios deben aumentar su respuesta para apoyar a los recién desplazados, así como a las personas cuyo desplazamiento se ha convertido en una situación prolongada con necesidades cambiantes, como lo indicaron los reportes recién publicados. Esto motiva a la OIM a aumentar su acceso a las zonas más remotas del país".

Hasta ahora, 71 por ciento de esos desplazados han buscado seguridad en las gobernaciones centrales y del oeste de Yemen, incluyendo Hajjah, Amanat Al Asimah, Saná, Dhamar, Ibb y Taiz, zonas que están experimentando intensas hostilidades; y cada vez se observa más desplazamiento múltiple. Con la ausencia de oportunidades de medios de vida y sin suficiente asistencia, muchos desplazados están recurriendo a prácticas perjudiciales para sobrellevar el desplazamiento, incluyendo el trabajo infantil y el matrimonio precoz.

Las comunidades locales de Yemen, las cuales están absorbiendo de forma abrumadora la carga de la crisis de desplazamiento, también se encuentran bajo una gran presión con una alarmante escasez de alimentos e insuficiente acceso a agua y servicios de salud. 84 por ciento de los dos millones de personas desarraigadas han estado desplazadas por más de un año y los escasos recursos están cada vez bajo más presión.

El informe de evaluación de la ubicación también brinda una perspectiva de las dificultades en el acceso a las comunidades afectadas por el conflicto en Yemen y la percepción que tienen los desplazados internos y los retornados sobre la asistencia que se brinda. A pesar de que la mayoría de las personas desplazadas y retornadas ven a la asistencia humanitaria como un apoyo para satisfacer sus necesidades prioritarias, también se reportaron percepciones negativas sobre la ayuda y los considerables vacíos en el compromiso de los actores humanitarios con las comunidades locales.

En respuesta, la comunidad humanitaria en Yemen ha adoptado un "Marco de Rendición de Cuentas para las Poblaciones Afectadas" como parte del Plan de Respuesta Humanitaria para el 2017, que requiere que todos los socios humanitarios creen mecanismos para asegurar que las poblaciones afectadas puedan dar su opinión o puedan realizar quejas sobre la asistencia que reciben.

Además, ACNUR y OIM continúan comprometidos con todas las partes del conflicto para mejorar el acceso de las poblaciones en necesidad en todo Yemen, y con los donantes para aumentar el apoyo internacional para los programas humanitarios vitales.

Las evaluaciones para los dos informes del TFPM fueron llevadas a cabo en todas las gobernaciones de Yemen. El monitoreo del desplazamiento para el reporte número 12 cubrió el 98,5% de los 333 distritos de Yemen y los datos para el informe de evaluación de la ubicación fueron recolectados a través de visitas físicas por parte del equipo en el terreno, donde se entrevistaron informantes clave que representaban a la comunidad.