ACNUR: El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, extremadamente preocupado por la situación en Ucrania

-  © ACNUR

Estamos muy preocupados por el rápido deterioro de la situación y por las acciones militares que están teniendo lugar en Ucrania.

Las consecuencias humanitarias para la población civil serán devastadoras. En la guerra no hay vencedores, sino incontables vidas que quedarán destrozadas.

Ya hemos visto informes sobre víctimas y personas que empiezan a huir de sus hogares buscando seguridad. Las vidas de los civiles y las infraestructuras civiles se deben proteger y salvaguardar en todo momento, de acuerdo con el Derecho Internacional Humanitario. 

ACNUR está trabajando con las autoridades, las Naciones Unidas y otros socios en Ucrania y está preparado para proporcionar asistencia humanitaria siempre que sea necesario y que sea posible. Para ello, se tiene que garantizar la seguridad y el acceso para el trabajo humanitario.

La Agencia de la ONU para los Refugiados también está trabajando con los gobiernos de los países vecinos, pidiendo que mantengan las fronteras abiertas para aquellas personas que buscan seguridad y protección. Estamos dispuestos a apoyar los esfuerzos de todos para responder a cualquier situación de desplazamiento forzado.

Para ello, hemos intensificado nuestras operaciones y reforzado nuestra capacidad en Ucrania y en los países limítrofes.

Seguimos firmemente comprometidos en ayudar a todas las poblaciones afectadas en Ucrania y en los países de la región.