Situación en Burundi

Los disturbios políticos en Burundi tomaron un giro mortal en 2015 después de que el presidente anunciara planes para buscar un tercer mandato. Las protestas en la calle provocaron violentos enfrentamientos, y cientos de miles de personas huyeron a países vecinos en busca de seguridad.​

 

Dona Ahora

396.000

personas refugiadas


391 millones de dólares

 fondos solicitados por ACNUR y otras agencias


Más estadísticas

Actualizado al 31 de julio de 2018

El pueblo de Burundi está enfrentando una crisis humanitaria marcada por el deterioro económico, la extrema inseguridad alimentaria y una epidemia de malaria. Si bien la violencia ha disminuido, la situación continúa siendo frágil, con una situación política sin resolver y el continuo desplazamiento dentro y fuera del país.

¿Qué está haciendo el ACNUR para ayudar?

ACNUR y sus socios están trabajando en conjunto a diario para ayudar y proteger a los refugiados de Burundi en Tanzania, Ruanda, la República Democrática del Congo, Uganda y otros países cercanos. En conjunto, estamos ayudando a reunir a las familias, y entrenamos a los trabajadores comunitarios del campamento para que detecten signos de explotación y abuso sexual. Estamos ayudando para que las madres den a luz en instalaciones de salud apropiadas. Asimismo, involucramos ingenieros hidrólogos para perforar nuevos pozos para suministrar agua a los refugiados.

Sin embargo, el presupuesto multiagencial de 2017 para la situación de Burundi solo fue financiado en un 21% y el plan de 2018 se financia actualmente con solo el 12%. Este dramático déficit obstaculiza severamente nuestra capacidad de proporcionar los servicios mínimos necesarios.

Como resultado, los refugiados burundeses en Tanzania, Ruanda y la RDC llegan a campamentos repletos, donde solamente se disponen de albergues temporales. Los centros de salud están luchando por lidiar con el gran número de pacientes. La educación es muy básica y los niños no cuentan con materiales suficientes para el aprendizaje, y cientos de niños en Tanzania asisten a clases bajo los árboles.

“Los refugiados de Burundi están siendo olvidados. El mundo necesita ayudar urgentemente a estos refugiados y a los países que les acogen”.

Catherine Wiesner, Coordinadora Regional de Refugiados y Defensora del Marco de Respuesta Integral para los Refugiados para la situación de Burundi

“Los refugiados que huyen para salvar sus vidas luchan para cubrir las necesidades básicas de sus hijos en campamentos abarrotados y con pocos recursos”, dijo Catherine Wiesner, Coordinadora Regional de Refugiados y Defensora del Marco de Respuesta Integral para los Refugiados para la situación de Burundi.

“Los refugiados de Burundi están siendo olvidados”, dijo Wiesner. “La comunidad internacional necesita cumplir los compromisos mundiales para ayudar urgentemente a estos refugiados y a los países que les acogen”.

De acuerdo con el Marco de Respuesta Integral para los Refugiados, el ACNUR está trabajando con gobiernos y socios para apoyar a las comunidades de acogida y brindar a los refugiados de Burundi más oportunidades para su autosuficiencia. Mientras tanto, algunos refugiados ha elegido regresar a Burundi. Si bien el ACNUR no está promoviendo los retornos, desde septiembre de 2017 hemos estado ayudando a aquellos que voluntariamente eligen irse a casa a hacerlo de manera segura y comenzar a reconstruir sus vidas.

Para los cientos de miles de refugiados de Burundi que aún requieren protección internacional, se necesita más apoyo y financiación a nivel mundial para brindar asistencia urgente que salve la vida hoy y soluciones a largo plazo para el futuro.