Estados Unidos y el Caribe

La Oficina Regional de ACNUR en Washington cubre las operaciones en Estados Unidos, 15 Estados del Caribe y 9 territorios de ultramar, incluyendo Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice (hasta 2017), Dominica, República Dominicana, Granada, Guyana, Haití, Jamaica, St Kitts y Nevis, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Trinidad y Tobago; los territorios británicos de ultramar de Anguila, Bermudas, las Islas Vírgenes Británicas, Islas Caimán, Montserrat e Islas Turcas y Caicos; y los territorios holandeses de ultramar del Reino de los Países Bajos: Aruba, Curazao y Sint Maarten.

En los Estados Unidos, ACNUR informa a los funcionarios gubernamentales, abogados y organizaciones no gubernamentales sobre las normas internacionales de protección de los refugiados y la protección de las personas apátridas. Su personal se reúne regularmente con estos socios para discutir temas de protección de refugiados y asuntos apátridas específicos de los EE. UU.

Asimismo, proporciona comentarios sobre la legislación y los reglamentos propuestos, presenta informes de “amigo del tribunal (Friend of the court)” sobre temas seleccionados, supervisa el cumplimiento de las normas internacionales y realiza sesiones de capacitación y presentaciones públicas a una amplia gama de audiencias. La oficina también supervisa las condiciones de detención de solicitantes de asilo y personas apátridas y trabaja para apoyar el desarrollo y uso de alternativas a la detención para ellos.

ACNUR proporciona información sobre las leyes, políticas y procedimientos para solicitar asilo y protección relacionada en los EE. UU. A los solicitantes de asilo, en particular a los detenidos por inmigración, a las organizaciones no gubernamentales, a los abogados y otras personas que asisten a los solicitantes de asilo.

ACNUR continúa trabajando estrechamente con el Gobierno de los EE. UU. para mantener el apoyo político y financiero para los programas globales de ACNUR, a fin de garantizar el acceso a las soluciones y promover un entorno de protección favorable para todas las poblaciones de interés del ACNUR en la región y más allá de ésta. A finales de 2017, Estados Unidos continuaba siendo el mayor contribuyente financiero de ACNUR y el principal país de reasentamiento de personas refugiadas.

El Caribe, por otro lado, se enfrenta a crecientes y complejos movimientos mixtos, que incluyen a  personas solicitantes de asilo, refugiadas, víctimas de trata de personas y apátridas, al igual que otros migrantes vulnerables. Los propios Estados y territorios del Caribe son origen, destino y tránsito de miles de personas cada año, incluyendo personas con necesidades de protección internacional.

 Esto requerirá el fortalecimiento de la capacidad de determinación de la condición de refugiado (RSD), complementada con iniciativas de protección basadas en la comunidad en países clave en toda la región, como Trinidad y Tobago, y la promoción de sistemas de migración sensibles a la protección a través del compromiso regular con las autoridades nacionales pertinentes y OIM. ACNUR seguirá promoviendo la integración local en algunos de los países más grandes del Caribe, mientras continúa facilitando el reasentamiento para las personas refugiadas con necesidades de protecciones especiales o urgentes. En Trinidad y Tobago, la transferencia progresiva de las responsabilidades de RSD del ACNUR al Gobierno continuará avanzando a través de la iniciativa para el asilo de calidad.

La apatridia en el Caribe sigue siendo una preocupación importante para ACNUR. Las actividades del ACNUR en la región tienen como objetivo resolver las situaciones existentes de apatridia y erradicar progresivamente la apatridia en toda la región.

Para lograr estos objetivos, ACNUR brinda apoyo a aquellas personas que son apátridas o que corren el riesgo de ser apátridas ayudando con los procedimientos de naturalización, obteniendo documentación para verificar su nacionalidad o trabajando para encontrar soluciones a su estado.

En República Dominicana, ACNUR continuará buscando soluciones de nacionalidad para las personas de ascendencia extranjera. En Haití, ACNUR cerrará su oficina en 2018, pero asegurará un compromiso continuo con el Gobierno, en particular para proporcionar asistencia técnica para la implementación de las Convenciones Internacionales sobre apatridia (luego de la adhesión de Haití en 2017) y la adopción de una nueva ley de nacionalidad.

La Oficina Regional de ACNUR en Washington cubre las operaciones en Estados Unidos, 15 Estados del Caribe y 9 territorios de ultramar, incluyendo Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice (hasta 2017), Dominica, República Dominicana, Granada, Guyana, Haití, Jamaica, St Kitts y Nevis, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Trinidad y Tobago; los territorios británicos de ultramar de Anguila, Bermudas, las Islas Vírgenes Británicas, Islas Caimán, Montserrat e Islas Turcas y Caicos; y los territorios holandeses de ultramar del Reino de los Países Bajos: Aruba, Curazao y Sint Maarten.

En los Estados Unidos, ACNUR informa a los funcionarios gubernamentales, abogados y organizaciones no gubernamentales sobre las normas internacionales de protección de los refugiados y la protección de las personas apátridas. Su personal se reúne regularmente con estos socios para discutir temas de protección de refugiados y asuntos apátridas específicos de los EE. UU.

Asimismo, proporciona comentarios sobre la legislación y los reglamentos propuestos, presenta informes de “amigo del tribunal (Friend of the court)” sobre temas seleccionados, supervisa el cumplimiento de las normas internacionales y realiza sesiones de capacitación y presentaciones públicas a una amplia gama de audiencias. La oficina también supervisa las condiciones de detención de solicitantes de asilo y personas apátridas y trabaja para apoyar el desarrollo y uso de alternativas a la detención para ellos.

ACNUR proporciona información sobre las leyes, políticas y procedimientos para solicitar asilo y protección relacionada en los EE. UU. A los solicitantes de asilo, en particular a los detenidos por inmigración, a las organizaciones no gubernamentales, a los abogados y otras personas que asisten a los solicitantes de asilo.

ACNUR continúa trabajando estrechamente con el Gobierno de los EE. UU. para mantener el apoyo político y financiero para los programas globales de ACNUR, a fin de garantizar el acceso a las soluciones y promover un entorno de protección favorable para todas las poblaciones de interés del ACNUR en la región y más allá de ésta. A finales de 2017, Estados Unidos continuaba siendo el mayor contribuyente financiero de ACNUR y el principal país de reasentamiento de personas refugiadas.

El Caribe, por otro lado, se enfrenta a crecientes y complejos movimientos mixtos, que incluyen a  personas solicitantes de asilo, refugiadas, víctimas de trata de personas y apátridas, al igual que otros migrantes vulnerables. Los propios Estados y territorios del Caribe son origen, destino y tránsito de miles de personas cada año, incluyendo personas con necesidades de protección internacional.

 Esto requerirá el fortalecimiento de la capacidad de determinación de la condición de refugiado (RSD), complementada con iniciativas de protección basadas en la comunidad en países clave en toda la región, como Trinidad y Tobago, y la promoción de sistemas de migración sensibles a la protección a través del compromiso regular con las autoridades nacionales pertinentes y OIM. ACNUR seguirá promoviendo la integración local en algunos de los países más grandes del Caribe, mientras continúa facilitando el reasentamiento para las personas refugiadas con necesidades de protecciones especiales o urgentes. En Trinidad y Tobago, la transferencia progresiva de las responsabilidades de RSD del ACNUR al Gobierno continuará avanzando a través de la iniciativa para el asilo de calidad.

La apatridia en el Caribe sigue siendo una preocupación importante para ACNUR. Las actividades del ACNUR en la región tienen como objetivo resolver las situaciones existentes de apatridia y erradicar progresivamente la apatridia en toda la región.

Para lograr estos objetivos, ACNUR brinda apoyo a aquellas personas que son apátridas o que corren el riesgo de ser apátridas ayudando con los procedimientos de naturalización, obteniendo documentación para verificar su nacionalidad o trabajando para encontrar soluciones a su estado.

En República Dominicana, ACNUR continuará buscando soluciones de nacionalidad para las personas de ascendencia extranjera. En Haití, ACNUR cerrará su oficina en 2018, pero asegurará un compromiso continuo con el Gobierno, en particular para proporcionar asistencia técnica para la implementación de las Convenciones Internacionales sobre apatridia (luego de la adhesión de Haití en 2017) y la adopción de una nueva ley de nacionalidad.

Recursos de Asilo

Recursos para solicitantes de asilo dentro de los Estados Unidos