Niños vuelven de la escuela en Tegucigalpa, Honduras. En algunas escuelas de la capital, el número de estudiantes se ha reducido de la mitad por causa de violencia de las pandillas, que obliga a las familias a dejar sus hogares.
© ACNUR/Tito Herrera

En Honduras se presenta un complejo contexto de violencia que afecta de manera desproporcionada a las mujeres, niños, niñas, adolescentes, jóvenes, líderes comunitarios, transportistas y comerciantes; quienes muchas veces  se ven obligados a huir de sus hogares en busca de protección y asistencia humanitaria.

Como parte de la respuesta en materia de protección de la población que se ha visto forzada a desplazarse dentro del territorio hondureño, el Gobierno expidió en el año 2013 el Decreto PCM- 053 de 2013, a través del cual se reconoció el desplazamiento forzado causado por la violencia. En este marco, fue creada la Comisión Interinstitucional para la Protección de las Personas Desplazadas por la Violencia (CIPPDV), liderada por la Secretaría de Derechos Humanos,  cuyo principal objetivo es el diseño de herramientas normativas para la atención efectiva de la personas afectadas por el desplazamiento y,  además solicitó asesoría y acompañamiento de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) para el diseño e implementación de acciones de prevención, protección, asistencia humanitaria y soluciones.

De acuerdo a esta invitación hecha por el Gobierno de Honduras, ACNUR trabaja en el país en favor de los derechos de las personas desplazados por la violencia, deportados con necesidades de protección y solicitantes de asilo, refugiados; e implementa este mandato de protección en coordinación con entidades del Estado,  socios claves, organizaciones de sociedad civil, y otras agencias del Sistema de Naciones Unidas a través de 20 Convenios y 7 cartas de entendimiento

En Honduras, ACNUR desarrolla el mandato de protección a través de los siguientes ejes estratégicos:

  1. Fortalecimiento de marcos legales e institucionales: respuesta el desplazamiento forzado, la identificación de deportados con necesidades de protección y la reforma a la ley de migración y extranjería. 
  2. Fortalecimiento de redes de protección y asistencia: en convenios con 7 socios brinda asistencia inmediata a personas desplazadas, deportadas con necesidades de protección, refugiadas y solicitantes de asilo. 
  3. Incidencia y manejo de información: coordinación del Grupo de Protección que cuenta con la participación de 17 organizaciones y 9 agencias del Sistema de Naciones Unidas (SNU) tanto en Tegucigalpa como en San Pedro Sula, apoyo a la Secretaría de Derechos Humanos y el Instituto Nacional de Estadistica en el desarrollo de la actualizcion de la caracterización de desplazamiento forzado. 
  4. Fortalecimiento comunitario. Trabajo directo con niños, niñas y jóvenes, mujeres y grupos de especial protección en el fortalecimiento de mecanismos comunitarios de  protección para la prevención del desplazmaiento forzado. 

A través de estos ejes prioritarios el ACNUR en Honduras ha brindado asistencia a un total de 177.213 personas con presencia directa en 54 comunidades. 

Impacto de la violencia en 220 centros educativos de Tegucigalpa

Análisis de los riesgos, necesidades y propuestas de los docentes en riesgo de desplazamento forzado.