La ONU y otras organizaciones no gubernamentales alertan que la falta de financiación está obstaculizando las respuestas de protección en todo el mundo

De acuerdo con el nuevo informe publicado por el Grupo Temático Mundial de Protección que lidera ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, en comparación con el año pasado, el número de personas que requieren protección humanitaria ha aumentado un 33%.

Hoy en día, en pleno 2022, 151 millones de civiles que han sufrido afectaciones por conflictos y desplazamiento requieren servicios y respuestas de protección; es decir, 38 millones de personas más en comparación con el año anterior. Esto es resultado del deterioro de la situación humanitaria en países como Ucrania, Afganistán, Myanmar y Etiopía, sin obviar que persisten las necesidades en Yemen, Siria y República Democrática del Congo.

“Los conflictos, la violencia, las violaciones sistemáticas al derecho internacional humanitario y las violaciones a los derechos humanos avivan las necesidades en países afectados por conflictos y desastres”, comentó el Coordinador del Grupo Temático Mundial de Protección (GPC, por sus siglas en inglés), William Chemaly.

“Ha habido y sigue habiendo asesinatos, desapariciones, torturas, detenciones arbitrarias, violaciones sexuales, desplazamiento forzado, trata de personas y asedios. Los sistemas de agua, las escuelas y los hospitales son blanco de explosivos. El impacto de la COVID-19, la falta de alimento y las catástrofes climáticas agravan aún más la situación”.

A pesar de ello, se ha recibido menos de la mitad (es decir, alrededor de $833 millones de dólares) de los $2.900 millones de dólares que se requieren para que las ONG locales e internacionales, las agencias de la ONU y otros actores puedan dar respuesta a las necesidades de protección.

“Exhortamos a donantes y agencias a proporcionar los fondos necesarios para respuestas vitales de protección, sobre todo en las emergencias que cuentan con menos recursos”.

En su informe, el Grupo Temático Mundial de Protección advierte también que se requieren más esfuerzos diplomáticos para aumentar y garantizar el acceso humanitario que permita llegar a personas necesitadas en situaciones donde imperan la inseguridad y los conflictos armados. Las hostilidades, los impedimentos burocráticos, las sanciones y las medidas antiterrorismo, y la violencia contra el personal humanitario son algunos de los principales factores que obstaculizan el acceso.

Los equipos de respuesta – integrados por ONG nacionales e internacionales, así como personal de la ONU – estiman que, en promedio, pueden llegar al 25 o 50% de las personas que necesitan protección. En diversos contextos, como Yemen, Etiopía, Sudán y Mozambique, la cifra es considerablemente menor.

El informe completo está disponible, en inglés, aquí.

Notas:

El Grupo Temático Mundial de Protección (GPC) es una red de organizaciones no gubernamentales (ONG), organizaciones internacionales y agencias de la ONU que tienen el compromiso de brindar protección en crisis humanitarias, lo que incluye conflictos armados y situaciones relacionadas o derivadas del cambio climático. En el Grupo Temático Mundial de Protección convergen personas, socios y comunidades que se dedican a diversas actividades de protección, que incluyen cuatro Áreas de Responsabilidad especializadas: protección de la infancia, violencia de género, vivienda y patrimonio, y actividades relativas a las minas. En este enlace se puede obtener más información: https://www.globalprotectioncluster.org/