El desplazamiento en República Centroafricana alcanza niveles sin precedentes en 2017

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

ACNUR y sus socios registran a los recié llegados en los pueblos del sur de Chad, donde les proporcionan ayuda.  © ACNUR/Aristophane Nagargoune

La actual violencia en la República Centroafricana (RCA), especialmente en el noroeste del país, ha generado el nivel de desplazamiento más elevado que ACNUR haya observado desde el inicio de la crisis en 2013. Según las estadísticas de finales de diciembre, durante el 2017, 688.700 centroafricanos se encontraban desplazados en el interior del país, lo que supone un aumento del 60% respecto al año anterior.

Por otra parte, el número de refugiados centroafricanos en países vecinos ha aumentado un 12% en comparación con 2016, alcanzando los 542.380. Para un país con una población de unos 4,6 millones de personas, estos datos de desplazamiento interno y refugiados representan un terrible nivel de sufrimiento y de población en situación de necesidad.

El reciente repunte de la violencia en el noroeste del país ha forzado a más de 17.000 centroafricanos a huir al vecino Chad desde finales de diciembre, cifra casi diez veces mayor que la de todo 2017. A pesar de que el flujo se ha ralentizado a medida que han ido amainando los enfrentamientos, se trata de la mayor llegada de refugiados centroafricanos a Chad desde 2014.

ACNUR y las autoridades están localizando poblaciones de acogida en Chad que se encuentren suficientemente lejos de la frontera en las que se pueda reubicar a los refugiados. Los equipos de ACNUR distribuyen alimentos proporcionados por el Programa Mundial de Alimentos, así como artículos de primera necesidad como mantas, esteras, mosquiteras, utensilios de cocina y lonas de plástico. Los socios de ACNUR también proporcionan asistencia médica a los recién llegados, entre los cuales algunos padecen malaria, diarrea e infecciones respiratorias. En total, Chad acoge a 77.122 refugiados centroafricanos.

El conflicto en el noroeste del país también ha desplazado a unos 65.000 centroafricanos a la ciudad de Paoua, que ha visto como se triplicaba su población. Los recién llegados contaron a ACNUR cómo grupos armados atacaron sus localidades, incendiando casas, robando comida y matando sistemáticamente a cualquiera que se cruzara en su camino.

Según las informaciones trasladadas por las autoridades locales a los equipos de ACNUR en el noroeste de la RCA, unas 15.000 casas han sido incendiadas y 487 personas asesinadas. No obstante, ACNUR y sus socios temen que la cifra pueda ser aún mayor, ya que aún no se ha podido acceder a zonas donde se está escondiendo la población civil.

La presencia de elementos armados en los alrededores de Paoua ha limitado la actividad comercial, lo que ha llevado a un fuerte aumento de los precios de los alimentos. Los desplazados se encuentran a la intemperie, en recintos de las iglesias o con familias de acogida, que dan cobijo hasta a 15-20 personas en una sola habitación.

ACNUR está distribuyendo artículos de primera necesidad a los desplazados y, con la ayuda de sus socios, trabaja en la construcción de nuevos refugios comunitarios. Si no es posible el retorno de los desplazados en los próximos meses, ACNUR teme que los habitantes de las localidades afectadas no puedan aprovechar la época de siembra, lo que podría provocar escasez alimentaria durante el año.

En este momento, la comunidad humanitaria estima que prácticamente la mitad de los 4,6 millones de centroafricanos padecerá inseguridad alimentaria en 2018. En total, unos 2,5 millones de personas necesitarán asistencia humanitaria.

Dados los niveles de inseguridad y desplazamiento interno en la RCA, la Agencia de la ONU para los Refugiados seguirá centrando su trabajo en proporcionar protección y asistencia de emergencia. Aun así, la situación de desplazamiento en la RCA continúa siendo una de las principales crisis olvidadas.

En 2017, la petición de fondos de ACNUR para la República Centroafricana se elevaba a 209,2 millones de dólares (unos 171 millones de euros), de los que apena se recibió el 12%, es decir, poco más de un dólar por cada 10 necesarios. En 2018, las necesidades de ACNUR para la asistencia a los desplazados y refugiados de la RCA ascienden a 143,82 millones de euros.

Para mayor información sobre el tema, contacte: