ACNUR se alarma ante el repunte de la violencia en el sureste de Níger

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

Esta familia refugiada nigeriana es una de las doce acogidas en la casa de otra familia huida anteriormente del norte de Nigeria por causa de Boko Haram y establecida en la ciudad de Diffa. La empatía y la solidaridad son características clave de las poblaciones local y desplazada, que comparten sus escasos recursos con aquellos que más los necesitan.  © ACNUR/UNHCR/Ibrahim Abdou

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, se halla extremadamente preocupada por el alarmante aumento de ataques tanto sobre refugiados como locales en el sureste de Níger. Sólo en marzo, esta escalada de violencia ha causado la muerte de 88 personas.

El sufrimiento de la población crece cada mes desde que se iniciara 2019, lo que nos llena de consternación. El nuevo año ha traído consigo un repunte de violentos ataques por parte de Boko Haram, cuyo objetivo son las fuerzas de seguridad y defensa; en la región de Diffa (junto a la frontera con Nigeria), la población civil también se ha convertido en blanco.

El número de personas que se han visto desplazada forzosamente de Diffa se ha elevado hasta los 250.000, desde 2015. Casi la mitad son refugiados de Nigeria, que huyeron de ataques similares y buscaron refugio al otro lado de la frontera.

Los ataques más recientes han causado el desplazamiento de 18.000 personas, la mayoría en dicha situación por segunda o tercera vez. Muchas de ellas buscan seguridad en la ciudad de Diffa.

ACNUR trabaja con sus socios humanitarios y con el Gobierno de Níger para ayudar a los nuevos desplazados. Estamos intentando reubicar a unos 10.000 refugiados desde diversas localizaciones cercanas a la frontera hasta el campo de refugiados de Sayam Forage, a unos 45 kilómetros del límite.

Además, ACNUR apoya al gobierno en la búsqueda de soluciones alternativas para el resto de los recién desplazados y para las personas en situación vulnerable, que tienen una necesidad extrema de seguridad y asistencia humanitaria.

ACNUR ha movilizado especialistas que presten apoyo psicosocial para responder a las necesidades inmediatas de las personas recién desplazadas que se encuentre  especialmente niños y mujeres.

Los informes señalan también que los últimos choques violentos están provocado que los personas desplazadas crucen la frontera con Nigeria, a lugares como Damasak y Maiduguri. Huyen por miedo a la cada vez mayor inseguridad en la región de Diffa, además de por necesidad de buscar ayuda humanitaria.

A pesar de lo tenso de la situación en cuanto a seguridad, ACNUR prosigue su trabajo con socios y autoridades para proveer de ayuda inmediata a los refugiados y a las comunidades de acogida, así como para trabajar en la recuperación a largo plazo de la zona y en iniciada de desarrollo regional. El Gobierno de Nigeria acaba de lanzar un proyecto de ayuda por valor de 80 millones de dólares, en conjunción con el Banco Mundial y ACNUR.

Para más información sobre este tema, por favor contactar: