El reasentamiento de refugiados butaneses supera las 100.000 personas

In 2007, 108,000 refugees from Bhutan were living in seven camps in Nepal. Today, just two camps remain with fewer than 18,000 refugees. [for translation]

La refugiada butanesa Devi Maya Thapa (la segunda desde la izquierda) sentada en un banco con su familia en un campamento de refugiados en Nepal. Es una de los 100.000 refugiados butaneses reubicados.  © ACNUR/D.R.Uprety

KATMANDÚ, Nepal, 19 de noviembre de 2015 (ACNUR) – La agencia de la ONU para los refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) marcaron el pasado jueves un hito: el reasentamiento de 100.000 refugiados butaneses de Nepal a terceros países, desde que el programa comenzase en 2007.

Devi Maya Thapa, de 53 años, es la refugiada número 100.000 que ha sido reasentada desde Nepal. Junto con su marido, sus hijos y su nieto, está previsto que deje Nepal a comienzos de diciembre para comenzar una nueva vida en el estado estadounidense de Ohio, donde otros de sus familiares ya han sido reasentados.

Devi Maya, que se une a otros 84.800 refugiados butaneses que ya han empezado de cero en los Estados Unidos, dijo: "Dejo el campamento de refugiados después de haber pasado más de dos décadas en Nepal. Estoy feliz porque nuestra familia se reunirá en nuestro nuevo país y porque mis hijos tendrán un futuro mejor".

Tiene recuerdos vívidos del día de su vida en el que se convirtió en refugiada, en el verano de 1992. Con malaria y embarazada de cuatro meses, huyó de Bután con su marido y cuatro hijos y se asentó en el campamento de refugiados de Nepal, donde tendría otros tres hijos.

Su hijo Bhupendra, de 25 años y sordo desde que era pequeño, declaró: "La vida en el campamento de refugiados ha sido siempre difícil y las discapacidades físicas suponían un dolor añadido. No obstante, estoy feliz de ser finalmente reasentado. Podré aprender cosas nuevas, tener más oportunidades y llevar una vida feliz".

Hace ocho años, unos 108.000 refugiados de Bután vivían en siete campamentos en los distritos de Jhapa y Morang, en el este de Nepal. Hoy en día solo quedan dos campamentos y la población de refugiados está compuesta por menos de 18.000 personas.

Un grupo de ocho países se unió en 2007 para crear esta oportunidad con el fin de que los refugiados butaneses pudiesen comenzar nuevas vidas: Australia (5.554), Canadá (6.500), Dinamarca (874), Nueva Zelanda (1.002), Países Bajos (327), Noruega (566), Reino Unido (358) y Estados Unidos (84.819).

Craig Sanders, Representante de ACNUR, declaró: "Este es uno de los más grandes y exitosos programas dentro de su clase. Conseguir reasentar a casi nueve de cada diez refugiados butaneses es un logro extraordinario".

Craig Sanders añadió: "Hace ocho años, muy pocos habrían previsto que llegaríamos a este hito. Reconocemos el mérito y damos las gracias a los países de reasentamiento, al Gobierno y a la gente de Nepal, a la comunidad de refugiados y a nuestros socios de las ONG y de Naciones Unidas, con los que hemos trabajado durante más de dos décadas".

El representante del grupo de países, Glenn White, embajador de Australia en Nepal, declaró que Australia estaba "orgullosa de haber participado en este exitoso programa de reasentamiento".

El reasentamiento del refugiado butanés número 100.000 fue, según Glenn White, una muestra de la estrecha cooperación humanitaria entre los ocho países de reasentamiento junto con Nepal, el ACNUR y la OIM. Y dijo que esperaba con ilusión trabajar con ellos para encontrar una "solución para los refugiados butaneses que quedan".

El jefe de misión de la OIM en Nepal, Maurizio Busatti, declaró: "Haber llegado a el reasentamiento de 100.000 personas es un sorprendente éxito y muestra lo estrecha que ha sido la colaboración entre todos los actores. Y lo que es más importante: honramos el valor de estos hombres, mujeres y niños al construir su futuro en un nuevo país, así como la generosidad de aquellos que les han dado la bienvenida allí".

A medida que el reasentamiento llega a su final, se estima que alrededor de diez o doce mil refugiados permanecerán en los campamentos de Nepal. ACNUR, junto con la OIM y la comunidad internacional, continuará esforzándose para conseguir soluciones integrales y duraderas para esta población.

Por Deepesh Das Shrestha, Katmandú.

Gracias a la Voluntaria en Línea Ana Ledesma Claros por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.