Alto Comisionado busca aumentar la cooperación con China

BEIJING, China, 08 de junio de 2017 (ACNUR) – China puede jugar un rol clave en el direccionamiento de los esfuerzos para ayudar a solucionar la crisis de refugiados, dijo hoy el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, al concluir su primera visita oficial en Beijing.

Grandi estuvo ahí para una visita de dos días para aumentar la alianza del ACNUR con China. Él se reunió con oficiales de alto nivel de los Ministerios de Relaciones Exteriores, Comercio, Seguridad Pública y Asuntos Civiles, y dio una charla a futuros diplomáticos en la Universidad de Relaciones Internacionales de China.

"El ACNUR y China han estado cooperando durante 40 años. Durante ese tiempo China se ha convertido en un actor importante en la escena internacional", dijo el Alto Comisionado. "La cuestión de los refugiados a nivel mundial también se ha vuelto más grande y más complicada, ya que los factores que hacen que las personas huyan son cada vez más diversos".

Más de 65 millones de personas son desplazadas forzosamente como resultado de conflictos, violaciones de derechos humanos, subdesarrollo y los efectos del cambio climático, entre otros factores. El ACNUR colabora con gobiernos y socios en 128 países para proteger, ayudar y buscar soluciones para estos refugiados, solicitantes de asilo y desplazados internos.

La contribución de Beijing a los programas de refugiados ha aumentado considerablemente en los últimos años, pasando de $ 2,8 millones de dólares el año pasado a $ 12,5 millones de dólares en lo que va de 2017, la mayor parte de los cuales están al margen del reciente Foro de Belt and Road.

La iniciativa Belt and Road, dirigida por China, prevé un crecimiento compartido en todo el mundo mediante cinco esferas prioritarias principales: la coordinación de políticas, la conectividad, el comercio, la integración financiera y los intercambios entre pueblos. Se extiende por más de 60 países en Asia, Europa y África, algunos de los cuales están produciendo o acogiendo refugiados.

"La iniciativa Belt and Road se trata de cooperación internacional para la paz, la prosperidad y la inclusión", dijo Grandi. "Esperamos que China pueda invertir parte de esos recursos directamente en países que albergan un gran número de refugiados y desplazados. Al hacerlo, puede otorgar a los refugiados y sus comunidades de acogida una situación de beneficio mutuo para todos".

Esta nueva y ampliada "Ruta de la Seda" también tiene el potencial de allanar el camino para las soluciones de refugiados. "A través de sus muchos proyectos de desarrollo, China puede ayudar a estabilizar las zonas en conflicto y abordar las causas profundas del desplazamiento", dijo el Alto Comisionado.

Señaló que el poder blando era igualmente importante para cambiar las actitudes hacia los refugiados, como lo ha hecho el Embajador de Buena Voluntad Yao Chen del ACNUR. A través de sus 80 millones de seguidores en redes sociales en China, la actriz ha sido una fuerte voz para los refugiados en el mundo de habla china durante los últimos siete años.

Durante su reunión del miércoles, el Alto Comisionado Grandi le agradeció por abogar en nombre de los refugiados y renovó su mandato como Embajadora de Buena Voluntad por otros dos años.