ACNUR organiza transporte aéreo con ayuda de emergencia para refugiados marfileños en Liberia

Personas refugiadas recién llegadas de Costa de Marfil esperan para ser registradas en la aldea de Behwalay (Liberia).

Personas refugiadas recién llegadas de Costa de Marfil esperan para ser registradas en la aldea de Behwalay (Liberia).  © ACNUR/Roland Tuley

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, ha enviado hoy por vía aérea 95 toneladas de suministros de emergencia ante la llegada a Liberia de 15.000 personas refugiadas procedentes de Costa de Marfil.

Un Boeing 747 de carga fletado por ACNUR ha aterrizado esta mañana a las 5:30 hora local en Monrovia, capital de Liberia, con mantas, bidones, sets de cocina, láminas de plástico y lámparas solares para las personas refugiadas que huyen de la violencia en Costa de Marfil. Estos elementos, procedentes del almacén de ACNUR en Ammán y valorados en más de 300.000 USD, tienen como destino la población refugiada que hay junto a la frontera marfileña. Más ayuda viene de camino.

Los enfrentamientos que se produjeron entre la oposición y los partidarios del gobierno en las regiones Central y Central-Occidental de Costa de Marfil a principios de mes han forzado a miles de marfileños a huir rumbo a Liberia.

“Cientos de personas refugiadas procedentes de Costa de Marfil han seguido cruzado la frontera todos los días de esta semana”, dice Roseline Okoro, representante de ACNUR en Liberia. “La mayoría son niños y niñas que llegan agotados y desnutridos. Las necesidades se acumulan y nosotros redoblamos los esfuerzos para cubrirlas”.

Dos de cada tres nuevas personas refugiadas son menores, muchos acompañados solo de un hermano o hermana mayor o de un abuelo o una abuela. Escasean el alojamiento y otros recursos y los últimos en llegar están durmiendo en escuelas e iglesias.

ACNUR ha destacado equipos adicionales en Liberia y colabora estrechamente con los gobiernos de la región y con otros asociados de Naciones Unidas.

Si bien la mayoría de las personas refugiadas se ha desplazado a Liberia, otras se han dirigido a Ghana (665), Guinea (367) y Togo (25).

ACNUR agradece a los países de la región que sigan acogiendo personas refugiadas a pesar de las restricciones impuestas por la COVID-19.

Miles de marfileños y marfileñas se han desplazado también dentro de su país, la mayoría en la zona fronteriza con Liberia, al oeste del país. Las autoridades de Costa de Marfil las están registrando. ACNUR y sus asociados proporcionan alimentos y ayuda básica como parte de la respuesta de las Naciones Unidas.

Se están realizando esfuerzos para suavizar las tensiones y reforzar la cohesión social en Costa de Marfil. Pero sigue vivo el recuerdo de hace una década, cuando la violencia postelectoral se cobró las vidas de más de 3.000 marfileños y marfileñas y forzó a más de 300.000 a cruzar las fronteras y a más de un millón a desplazarse dentro del país.

“Muchas de las personas refugiadas que llegan se desplazaron ya tras los episodios de violencia postelectoral de 2010”, dice Okoro. “Ahora se ven forzados a huir de nuevo por miedo a que la reciente violencia se intensifique”.

Si desea más información sobre este tema, puede contactar: