Cerrar sites icon close
Search form

Buscar el sitio de un país

Perfil de país

Sitio de país

Un nuevo hogar alivia la amenaza del monzón para una joven familia rohingya

Historias

Un nuevo hogar alivia la amenaza del monzón para una joven familia rohingya

Después de huir al asentamiento de refugiados más grande del mundo para salvar sus vidas, la joven familia vivía con miedo a las fuertes lluvias y deslizamientos de tierra antes de mudarse a un nuevo hogar sobre pilotes.
03 de marzo de 2020 Disponible también en:
Rahima Khatun abraza a su hijo Mohammad Ayaz en su alojamiento en el Campamento 1 Oeste, Kutupalong, Cox's Bazar, Bangladesh.

La joven madre sonríe mientras acuesta a Arafat, de 17 meses, para una siesta a la sombra de su nuevo alojamiento con marco de bambú. Afuera, su hermano de tres años, Ayaz, se ríe y juega con amigos mientras su padre llega a casa con una carga de comida para la familia.

Es un momento feliz en la vida de esta joven familia, pero para Abul Kalam, Rahima Khatun y sus hijos, la sensación actual de seguridad y bienestar es un fuerte contraste con los dos años y medio anteriores.

En agosto de 2017, Abul, Rahima y el bebé Ayaz se vieron obligados a huir repentinamente de su casa cerca de Buthidaung, Myanmar, cuando su vecindario fue atacado.

"Vi gente asesinada", explica Abul, de 27 años. “Tuvimos que escapar rápidamente y no pudimos traer nada con nosotros. Nos llevó seis días llegar a Bangladesh porque teníamos que escondernos, y era difícil viajar con un niño pequeño”.

Su historia es similar a la de cientos de miles de refugiados rohingya que han venido al distrito Cox’s Bazar de Bangladesh en el reciente desplazamiento, el 80 por ciento de ellos mujeres y niños.

"Nuestro mayor desafío solía ser el alojamiento... Cada vez que llovía, el piso se mojaba mucho y se convertía en barro".

Estos refugiados, que enfrentaron peligrosos viajes para salvar sus vidas, tomaron un espacio en las laderas y construyeron alojamientos improvisados. En pocas semanas, el área se transformó en el asentamiento de refugiados más grande del mundo, santuario para unos 855.000 rohingyas.

Sin embargo, a pesar de que las familias han encontrado seguridad aquí, también se han enfrentado a desafíos considerables. Degradación ambiental, saneamiento inadecuado, falta de infraestructura y, lo más aterrador de todo, la amenaza de un clima catastrófico durante el monzón anual.

 “Nuestro mayor desafío solía ser el alojamiento donde vivíamos. Durante el monzón, cada vez que llovía, el piso se mojaba mucho y se convertía en barro”, dice Rahima, de 25 años, sobre la estación húmeda, que es de marzo a octubre. “Había insectos y no era muy saludable. Nuestros hijos se enfermaron”.

Las lluvias monzónicas también trajeron la amenaza de inundaciones y deslizamientos de tierra. El clima extremo, las pendientes pronunciadas y los alojamientos improvisados ​​pueden ser una combinación mortal en un lugar tan densamente poblado.

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados y sus socios han trabajado para salvar y mejorar la vida de los refugiados rohingya al ayudar a desarrollar y salvaguardar los asentamientos en el distrito de Cox’s Bazar.

Al igual que el asentamiento en sí, la escala del trabajo ha sido inmensa. Más de 91.000 alojamientos han sido reemplazados o reparados, además de la construcción de 27 kilómetros de caminos y calles, 78 kilómetros de drenaje, 59 kilómetros de estructuras de retención, 32 kilómetros de escalones y 4,4 kilómetros de puentes, iluminados por más de 2.500 farolas alimentadas por paneles solares.

Para ayudar aún más a los residentes, se han abierto 33 centros de salud y 25 centros de nutrición, y se han entregado más de 88.000 kits de albergue pre monzón a refugiados especialmente vulnerables.

Algunos de los impactos ambientales de la sobrepoblación en las proximidades también se han abordado en colaboración con socios de energía y medio ambiente, incluyendo por medio de la replantación de unas 800 hectáreas con 27 especies de plantas y árboles locales, así como la capacitación de 185.000 refugiados en protección ambiental .

Para aprovechar esta exitosa colaboración y mejorar aún más la vida de los refugiados rohingya y de unos 444.000 bangladesíes vulnerables en la comunidad que los acoge generosamente, ACNUR y sus socios lanzaron el martes el Plan de Respuesta Conjunta 2020.

"Hemos hecho grandes avances en la reducción de riesgos para la vida de los refugiados rohingya".

El plan tiene como objetivo movilizar 877 millones de dólares para garantizar el acceso continuo a alimentos, agua potable y saneamiento, vivienda y otra asistencia urgente, así como mejorar la educación, la energía, el medio ambiente y otros servicios que contribuyan a la dignidad y el bienestar de los refugiados. El Gobierno de Bangladesh y su gente han ofrecido hospitalidad y solidaridad en este enorme esfuerzo.

“Junto con nuestros socios, hemos logrado grandes avances en la reducción de riesgos para la vida de los refugiados rohingya. Nos hemos preparado para las temporadas críticas de monzones y ciclones cuando las inundaciones severas ponen en riesgo a los niños y ocurren pequeños deslizamientos de tierra casi a diario", dice Steven Corliss, Representante del ACNUR en Bangladesh.

“Esto ha incluido capacitar a miles de refugiados en respuesta a emergencias, establecer procedimientos de reubicación de emergencia y adoptar otras medidas de mitigación. Las respuestas innovadoras, como la mejora de los alojamientos, son importantes para mejorar la vida cotidiana de los refugiados en los campamentos”.

Un equipo de voluntarios rohingya capacitados trabaja para sensibilizar a la comunidad sobre emergencias como el monzón, así como para ayudar a identificar hogares que están particularmente en riesgo por los efectos del clima extremo.

Mohammed Halim es uno de esos voluntarios. Halim, de 20 años, llegó aquí en 2017 después de huir de la violencia en Myanmar junto a sus padres, abuela, siete hermanos y cuatro hermanas.

En un día típico, Mohammed pasa ocho horas o más recorriendo el asentamiento, verificando el estado de los alojamientos y el bienestar de sus vecinos, e informando al ACNUR y sus socios qué hogares necesitan más ayuda.

"Estoy orgulloso de hacer este trabajo para apoyar a mi comunidad".

"Estoy orgulloso de hacer este trabajo para apoyar a mi comunidad", dice Mohammed. "Antes éramos desconocidos y ahora vivimos como amigos".

A principios de este año, Abul, Rahima y sus hijos fueron seleccionados para recibir un alojamiento nuevo y mejorado, que fue construido para resistir los efectos del monzón y otras amenazas climáticas extremas. El alojamiento se construyó con bambú duradero y se eleva sobre pilotes pequeños para que el agua pueda fluir debajo de él.

Para Rahima especialmente, ha sido un excelente cambio.

“Los voluntarios nos ayudaron el día que nos mudamos. Después de instalarnos, nos sentimos muy felices”, explica. “Cocinamos una buena comida y la compartimos con nuestros nuevos vecinos”.

"Solía ​​estar preocupado en nuestro alojamiento anterior, pero ahora no lo estoy. El piso y los cimientos son más fuertes”, continúa. “Me sentí aliviado de que la salud de mis hijos mejorara. No estoy preocupado por las lluvias ahora, estamos en paz”.

Mientras el bebé Arafat se duerme y Ayaz, de tres años, se ríe con sus amigos, Rahima y Abul realizan sus tareas domésticas con un renovado sentido de seguridad y esperanza.

"Esperamos una vida mejor", dice Rahima.