Brasil reconoce a otras 7.700 personas venezolanas como refugiados

La aplicación del procedimiento de asilo simplificado ya alcanzó a alrededor de 46.000 personas. Brasil es el país que ha reconocido al mayor número de venezolanos como refugiados en América Latina.

Familia venezolana llega a una ciudad de Brasil (foto sacada antes de las medidas restrictivas impuestas por la COVID-19).

Familia venezolana llega a una ciudad de Brasil (foto sacada antes de las medidas restrictivas impuestas por la COVID-19).  © ACNUR/Bruno Covello

BRASILIA, Brasil – La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) felicita al Gobierno de Brasil por reconocer a 7.787 venezolanos como refugiados. La decisión, anunciada hoy, es parte del procedimiento simplificado prima facie adoptado por el Comité Nacional para los Refugiados (CONARE).

En junio de 2019, el CONARE reconoció la situación en Venezuela como una situación de violaciones graves y generalizadas de derechos humanos, de acuerdo con la Declaración de Cartagena sobre los Refugiados de 1984 y la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Desde entonces, los venezolanos que solicitan la condición de refugiado y cumplen con los criterios específicos establecidos por el CONARE de Brasil tienen acceso a un procedimiento de asilo simplificado, sin necesidad de sostener una entrevista.

Este procedimiento simplificado solo aplica para venezolanos o personas apátridas que residían en Venezuela, que solicitaron asilo en Brasil y no salieron del país más de dos veces desde 2016. Otros criterios incluyen la posesión de un documento de identidad venezolano, no contar con antecedentes penales en Brasil, ser mayor de 18 años y no poseer ningún otro permiso de residencia en Brasil.

Con la decisión de hoy, Brasil ha reconocido a aproximadamente 46.000 venezolanos y venezolanas como refugiados, lo que representa la mayor población de refugiados venezolanos reconocida en América Latina. Previamente, el CONARE había emitido otras tres decisiones de reconocimiento prima facie que beneficiaron a solicitantes de asilo venezolanos.

Esta medida destaca el papel primordial de Brasil en asegurar la protección de las personas refugiadas en la región. “Esta nueva ronda de reconocimientos basada en el procedimiento simplificado prima facie refuerza la efectividad de este mecanismo para asegurar la protección de miles de personas”, dijo el Representante de ACNUR en Brasil, José Egas. “Esta postura refuerza el compromiso del Gobierno brasileño con garantizar los derechos de los refugiados venezolanos que buscan protección en Brasil”.

ACNUR considera que la mayoría de las personas de nacionalidad venezolana, o apátridas residentes en Venezuela, se encuentran en necesidad de protección internacional, de acuerdo con los criterios de la Declaración de Cartagena, sobre la base de amenazas a su vida, seguridad o libertad resultante de eventos que se encuentran actualmente perturbando gravemente el orden público en Venezuela.

Dados los movimientos a gran escala de refugiados y migrantes desde Venezuela, siguiendo la buena práctica de Brasil, ACNUR alienta a los países de la región a emplear un nuevo modelo para la determinación de la condición de refugiado, basado en el fortalecimiento de los mecanismos para la identificación de personas en necesidad de protección internacional, la mejora de los sistemas de derivación de casos vulnerables, el uso de registros biométricos y sistemas digitales de gestión de casos, el establecimiento de diferentes modalidades de determinación de la condición de refugiado, incluida la determinación grupal, el reconocimiento prima facie, así como la aceleración, simplificación y fusión de procedimientos.

Este enfoque es necesario debido a la magnitud de los flujos actuales de refugiados y los complejos desafíos que han sobrecargado los sistemas nacionales de asilo, que se han visto exacerbados por los efectos de la pandemia de COVID-19.

“La respuesta del CONARE está totalmente alineada a la Operación Acogida y la respuesta del Estado brasileño a la crisis migratoria venezolana, en el marco de un contexto más amplio de acogida e integración de las personas refugiadas en la sociedad brasileña”, explicó Bernardo Laferté, Coordinador General del CONARE. “La posición de Brasil sigue siendo la de reconocer la condición de refugiado con base en una situación de violación generalizada y masiva de los derechos humanos en el territorio venezolano”.

La población de refugiados en Brasil es bastante diversa. Según el CONARE, hay alrededor de 50.000 personas de 55 países diferentes, representando los venezolanos el 90% de este total.

Las autoridades brasileñas estiman que unos 260.000 venezolanos viven actualmente en el país. A julio de 2020, se registraron más de 130.000 solicitudes de asilo de venezolanos en Brasil.

El flujo de refugiados y migrantes de Venezuela es el éxodo más grande en la historia reciente de América Latina y la ONU estima que más de cinco millones de venezolanos ya han abandonado su país.

ACNUR agradece a todos sus donantes por las importantes contribuciones que nos permiten seguir trabajando para brindar dignidad, protección y seguridad a las personas refugiadas y solicitantes de asilo en el territorio brasileño. Dichas actividades, con respecto al trabajo de ACNUR con pueblos indígenas, fueron posibles gracias al apoyo financiero destinado específicamente a la operación de ACNUR en Brasil por los Estados Unidos, Japón, Luxemburgo y la Unión Europea.