ACNUR: Se requieren acciones urgentes para mitigar el impacto climático en las personas desplazadas

Niños rohingyas juegan después de fuertes lluvias en un campamento de refugiados en Bangladesh. En julio, las lluvias y los vientos monzónicos provocaron inundaciones y derrumbes en los campamentos en Cox's Bazar.

Niños rohingyas juegan después de fuertes lluvias en un campamento de refugiados en Bangladesh. En julio, las lluvias y los vientos monzónicos provocaron inundaciones y derrumbes en los campamentos en Cox's Bazar.  © ACNUR/Amos Halder

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, comentó que ahora queda claro el vínculo entre el desplazamiento forzado y las emergencias relacionadas con el cambio climático. En ese sentido, la agencia imploró que líderes y lideresas pasen de las palabras a la acción y amplíen el apoyo que brindan a las personas que han sido forzadas a huir y a las comunidades que les han dado acogida para prevenir y mitigar las pérdidas y los daños en las regiones más vulnerables.

Mientras la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021 (COP26) se acerca a la última semana de actividades y se enfoca en cuestiones de adaptación, ACNUR hace un llamado para que se proporcione más asistencia a los países y a las comunidades que no han recibido apoyo suficiente a pesar de haber sufrido más estragos a causa de la emergencia climática. El enfoque debe canalizarse a proyectos de adaptación comunitarios para ayudar a millones de personas que luchan contra los catastróficos efectos del cambio climático, muchas de las cuales han sido desplazadas en más de una ocasión.

“Muchas de las personas que apoyamos provienen de los países que más afectaciones han sufrido por la emergencia climática, o bien, han sido acogidas por esos países”, comentó Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados. “Enfrentan desastres relacionados con el clima, como inundaciones, sequías y desertificación. Estos desastres destruyen los medios de vida, detonan conflictos y obligan a las personas a desplazarse. Más allá de mejorar las cosas, tan solo para controlar la situación, necesitamos nuevas ideas, voluntad política, innovación y fondos de quienes más recursos tienen”. 

En Glasgow, Andrew Harper, Asesor Especial sobre Acción Climática, ha subrayado el impacto que el cambio climático tiene en las personas desplazadas. Noventa por ciento de las personas bajo el mandato de ACNUR y setenta por ciento de las personas desplazadas internas provienen de países vulnerables, los cuales no están preparados para adaptarse. Año con año, a causa de los desastres, millones de personas se ven forzadas a abandonar sus hogares. Andrew Harper subrayará cómo el cambio climático ha acentuado las vulnerabilidades en muchas regiones que han dado acogida a personas desplazadas. En Afganistán, las sequías y el alza de las temperaturas han exacerbado los efectos de la guerra de 40 años, lo cual ha agravado la escasez de alimentos en el país en el que viven más de 3,5 millones de personas desplazadas internas. En Mozambique, la insurgencia ha obligado a 730.000 personas a huir mientras el país se tambalea por los ciclones. 

En el Sahel, las temperaturas suben 1,5 veces más rápido en relación con el resto del mundo, y, a raíz de los efectos del cambio climático, ha aumentado la competencia por los recursos en zonas donde los grupos armados se aprovechan de las tensiones gubernamentales, étnicas y aquellas provocadas por la pobreza. Para apoyar la Estrategia Integrada de las Naciones Unidas para el Sahel, ACNUR ha congregado personas expertas en análisis predictivo en un proyecto interagencial cuyo propósito es anticipar qué impacto tendrá el cambio climático en los riesgos, así como apoyar los esfuerzos humanitarios, de desarrollo y de construcción de paz.

ACNUR brinda protección y asistencia en 130 países, y apoya a las personas desplazadas y a las comunidades de acogida en la adaptación y creación de soluciones en un entorno cada vez más inhóspito. “Operamos en muchas áreas que ya están sufriendo el impacto del aumento de la temperatura 1,5 grados”, señaló Andrew Harper. “No podemos esperar a que más COP tengan lugar ni que los compromisos no cumplidos se sigan acumulando. Las personas desplazadas y las comunidades de acogida necesitan ayuda en este momento para alcanzar la resiliencia y resistir al aumento de eventos climáticos extremos”. 

Filippo Grandi añadió: “El desplazamiento forzado es una de las consecuencias más devastadoras del cambio climático, y pone de manifiesto las desigualdades más lacerantes en el mundo. Unir esfuerzos con quienes más sufren los efectos del cambio climático – sobre todo las personas que han sido desarraigadas – es esencial para encontrar soluciones exitosas. Sin embargo, necesitan apoyo internacional, y lo necesitan ahora”.

Notas para los medios:

ACNUR ha estado trabajando con personas refugiadas y comunidades de acogida para apoyar en la mitigación lo más posible. En Bangladesh, para revertir la deforestación, ACNUR y sus socios han colaborado con personas rohingyas refugiadas en la plantación de árboles de rápido crecimiento. En Camerún, las personas refugiadas que huyeron de la violencia en Nigeria están ayudando en la implementación del Gran Muro Verde, un proyecto que consiste en plantar vegetación en un tramo de 8 kilómetros en África para combatir los efectos del cambio climático. Asimismo, ACNUR se ha comprometido a reducir sus propias emisiones de gases de efecto invernadero y a minimizar el daño al medio ambiente. 

Para mejorar la protección de las personas que han huido de conflictos y cuyas vidas están siendo devastadas por un clima cada vez más violento, ACNUR exhorta a los Estados a hacer todos los esfuerzos posibles por aminorar las catastróficas consecuencias humanitarias de la emergencia climática emprendiendo estas acciones:

  • Aumentar el apoyo financiero, tecnológico y a la capacidad para prevenir, minimizar y abordar el desplazamiento derivado de los efectos del cambio climático.
  • Reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero para prevenir los peores escenarios y, de ese modo, eliminar consecuencias catastróficas, incluido el desplazamiento. Los Estados deberán dar cumplimiento al compromiso de detener el calentamiento en 1,5 grados Celsius, así como garantizar el cero neto a nivel mundial a mediados de siglo. 
  • Apoyar a los países y a las comunidades vulnerables, ya que son quienes menos han contribuido al cambio climático, pero cuentan con menos recursos para prepararse y adaptarse a los efectos del mismo. Esto incluye ampliar el acceso a financiamiento sostenible y predecible para acrecentar la prevención y las medidas de preparación. El financiamiento ayudará a prevenir, minimizar y abordar el desplazamiento derivado del cambio climático en forma de pérdida y daño. 
  • Garantizar la inclusión, la participación significativa y el liderazgo de voces desplazadas en los esfuerzos por investigar, adaptar o minimizar los efectos del cambio climático. 

Andrew Harper representará a ACNUR en la COP26 del 7 al 9 de noviembre, y se entrevistará con los medios el lunes 8 de noviembre, de 12 a 12:30. Conferencia de prensa en la zona H: Sala Giant’s Causeway. La sesión informativa también se transmitirá en vivo. Emithal Mahmoud, Embajadora de Buena Voluntad de ACNUR, también asistirá a la COP26 en representación de las personas refugiadas. 

Visualización de datos: El desplazamiento causado por la emergencia climática (disponible en español)

Cambio climático y apatridia (disponible en inglés): https://www.refworld.org/docid/617c01da4.html

Imágenes y material audiovisual: https://media.unhcr.org/Package/2CZ9LO6QJ6PU

Para obtener más información, favor de contactar a estas personas: