Día Mundial del Refugiado 2020 en Argentina

Una vez elaborados, los platos son distribuidos gracias a la labor que realizan distintos comedores de Buenos Aires, a personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad, entre ellas, personas refugiadas, solicitantes de asilo, migrantes o con necesidades de protección internacional.

Estos comedores han sido referenciados por las agencias socias de ACNUR en Argentina, ADRA y CAREF, y también por la iniciativa Convidarte, una red de voluntarios unidos para hacerle llegar un plato de comida a quienes más lo necesitan.

Te invitamos a seguir de cerca esta jornada solidaria desde la cuenta de Twitter @ACNURSuramerica durante todo el 20 de junio.

¿Cuáles son los emprendimientos gastronómicos que se suman?

Almacén la Siesta

Almacén La Siesta nació hace 14 años con la idea de volver a la cocina de la abuela (casera y abundante). Hoy en tiempos de pandemia se fusionó con su hermana La Unión (café de especialidad) con el mismo concepto: productos de calidad y tratol con productores. Se nuclean en esta hermosa esquina verduras, frutas, lácteos, semillas orgánicas o agroecológicas, sumándose a la cocina y cafetería de especialidad.

Durante el Día Mundial del Refugiado, el Almacén La Siesta cedió su espacio para que personas refugiadas pudieran participar de esta conmemoración, abriendo su cocina para que allí se pudieran preparar algunos de los platos que fueron distribuidos a comedores en Buenos Aires.

Alrayan Caballito

Alrayan Caballito es la cuarta sucursal de la cadena de restaurantes de comida árabe Alrayan. Una cadena que se originó en 2010, con la apertura de Alrayan de Villa Urquiza, por dos hermanos migrantes sirios, Ossama y Wassim, dos jóvenes que se dedicaban a la gastronomía desde que estaban en Siria y llegaron a la Argentina en busca de un lugar seguro donde vivir, y mejores oportunidades. Con el inicio de la guerra en Siria y las difíciles condiciones de vida, los dos jóvenes abrieron sus puertas para recibir al resto de su familia en la Argentina. Así surgió la idea de hacer de Alrayan una cadena familiar donde se puede disfrutar de una comida árabe hecha con recetas caseras y respetando todos los ingredientes originales. Hoy en día Alrayan cuenta con seis sucursales en diferentes localidades de la ciudad de Buenos Aires: Villa Urquiza, Belgrano, Villa del Parque, Caballito, Villa Devoto y Olivos.

Arepas Club by Changir

Arepa's Club by Changir, es un proyecto que venía forjándose desde el año 2016, comenzó siendo un delivery de comida hecho en casa y en diciembre de 2017, cuando se concretó tener local a la calle, resultó en una propuesta Fast Food con identidad propia, siendo el resultado de un sueño de Juan Changir.

En 2018 comenzó haciendo domingos de comida venezolana y a partir de junio de dicho año la han incluido en la carta de todos los días. Se caracterizan por sus arepas gigantes, las empanadotas venezolanas y las famosas cachapas, lo espectacular: el sazón de los rellenos.

La comunidad venezolana fue muy receptiva y motivadora para que hicieran su comida venezolana todos los días, no querían esperar a los domingos para poder venir a comer y menos si justo a algunos les tocaba ir a trabajar. Destacan que las empanadas son grandes de masa fina y dulzona, cachapas que sabe a maíz (choclo) y el gusto de los rellenos que los trasladan a sus casas. Algo especial son los sancochos (pucheros) del fin de semana.

Los clientes argentinos y de otras nacionalidades se animan a probar arepas, cachapas empanadas y cachapas, luego se hacen fieles. Es típico que los visite algún porteño que le dijeron que “abrieron un local de comida venezolana y tenés que ir a probar lo rico que es” y el típico “¿Ché tendrás de esos aderezos que hacen con palta y la otra que parece alioli?" (refiriéndose a la guasacaca y la salsa de ajo).

Su comida venezolana tiene ese sabor a campo en esencia. “Somos llaneros y eso impregna nuestra cocina, intentamos elevar la experiencia con la mezcla de sabores y el emplatado; el sazón bien criollito de los guisos de nuestra mamá y experta Rosa Rodríguez que es como hacia la abuela”.

El auge ha sido elevado al punto de que tanto argentinos como venezolanos nos llevaron a tener que transformarnos en un local que ofrece comida venezolana todos los días y contamos ahora con 2 sucursales una en Leopoldo Marechal 1334 Villa crespo y otra en Av. Rivadavia 548 Microcentro donde siempre atendemos a nuestros clientes con la mejor disposición y amor de familia.

Convidarte

Convidarte es una red de voluntarios unidos para hacerle llegar un plato de comida a quienes más lo necesitan. La idea nació gracias a un matrimonio que se preocupó y tomó acción por las personas que viven en situación de calle y en los barrios de la ciudad que están en situaciones de gran vulnerabilidad. Junto a Estanislao, amigo y médico psiquiatra, quien ya colaboraba con comedores, escuelas y centros de infancia de la ex Villa 31, pusieron en marcha este proyecto solidario. Iniciaron con una producción de 60 viandas por día, pero las necesidades del contexto, sumado a la gran cantidad de personas que se comprometieron con la iniciativa, hoy distribuyen 6.800 viandas diarias a 50 comedores en diversos barrios.

Grulla Amarilla

Cuenta la leyenda que el divino aroma de las CACHAPAS atrajo el vuelo de la legendaria Grulla Amarilla. La Grulla Amarilla es la primera cachapería de Buenos Aires, pioneros desde 2014 en la elaboración de Cachapas a la plancha y de hoja (guapitos).

La Grulla Amarilla nació en Buenos Aires en diciembre de 2014. Para ese entonces tenía el nombre de Food&Beats. Su dueña, Ivanova Hidalgo, de origen venezolano, comenzó haciendo cachapas para una feria gastronómica y desde ese momento no paró. La cachapería empezó a funcionar principalmente en importantes ferias dentro y fuera de la ciudad de Buenos Aires desde 2014 a 2018, representando con su plato al colectivo venezolano (Feria Sabores Venezolanos, Festival Wateke, BA Celebra el Caribe, BA Celebra Venezuela y Festival Apetito, entre otras). Su presencia en los eventos empezó a serconstante y comenzó a ser referente de la cachapa en Buenos Aires entre los venezolanos. Las reseñas de grandes personalidades del rubro gastronómico la motivó a ampliar con éxito su servicio como Cachapería en fiestas y eventos privados,  y en 2019 decidió abrir su primer local, La Grulla Amarilla Cachapería en Villa Crespo (Juan Ramirez de Velasco 1493).

En la actualidad funciona como take away y delivery de Cachapas de martes a viernes de 12:30 a 20:30 y sábados y domingos de 14:30 a 21:30p.

Guaica Bar

El Guaica Bar es un bar de arepas, ron y almuerzos, dedicado al público del microcentro de la Ciudad de Buenos Aires. Abrió en enero de 2014, y todos los mediodías suele distribuir comidas de estilo casero. En las tardes, su ambiente invitaba a unos tragos, especialidades en ron y la mejor gastronomía inspirada en la cultura caribeña.

Rápidamente generó muy buenos comentarios de la prensa local siendo reseñado en Página 12, La Nación, y Planeta Joy donde lo eligieron como uno de los mejores 10 del microcentro.  Así comenzó a ganar adeptos entre los porteños quienes recomendaban su servicio, los sabores y la experiencia de estar en un bar caribeño escondido en el subsuelo de Galería Jardín sin sentir la voracidad del acelerado centro.

En 2017 diseñó junto a “Lumpen Birra + Arte” la cerveza Guaica que resultó ganadora de medalla de Oro en The Great South Beer Cup 2017, por su exquisita mezcla de lúpulos americanos con flor de Jamaica.

Su chef y creador, Javier Trujillo, venezolano, creó un equipo de trabajo integrado por ecuatorianos, argentinos, dominicanos, y colombianos, todos ellos jóvenes estudiantes de gastronomía o que se dedican a la cocina y que se encuentran en el país sin muchas posibilidades. Javier apuesta por generar interculturalidad a través de un servicio honesto y sin pretensiones, un producto correcto con delicados procesos de elaboración a un excelente precio, cuidando la selección de materias primas y proveedores, que lo llevó a tener presencia en los eventos gastronómicos más importantes de la región.

Hoy, debido al contexto de la pandemia, se reinventa y sus recetas preferidas las empacan al vacío y las envían a la casa de sus fieles seguidores.

Olga

Hace 6 años, Olga y sus tres hijos se vieron obligados a abandonar su país, Colombia. El emprendimiento gastronómico fue una alternativa que construyó ante las dificultades de inserción laboral que se plantean a una mujer migrante, madre y mayor de 40 años. Olga empezó desde abajo, desafiando con preparaciones colombianas los paladares porteños de transeúntes por la calle Lavalle, sus platos luego llegaron a ferias y festivales y en febrero de este año se aventuró a abrir su propio restaurant.

El aislamiento social la obligó a suspender actividades, pero no se rinde. Bien sabe que en el corazón de una mujer, madre y refugiada siempre hay fuerzas para salir adelante.

Rebelión

Rebelión nació hace casi un año, en una de las esquinas más lindas de Palermo, donde siempre da el sol. Es un espacio que mezcla productores locales, sabores del mundo y arte emergente. Es un bar, es un restaurante, es mercado y pretende seguir siendo lo que surja ser. Hecho entre familia y amigos, con una diversidad hermosa de nacionalidades en el equipo que hace que tengan Latinoamérica a flor de piel. Son 3 socios: Juan, Cheri y Rodri. Los 3 del interior, viviendo en Buenos Aires desde hace más de 10 años. Están también dentro de la familia TEMPLE, donde comparten con sus hermanos y primos ambos proyectos. Habitan el barrio de Palermo hace muchos años, así que ya se sienten de ahí. El armado de la carta actual fue una aventura de un par de meses junto a Manu García Laborde, cocinero amante del producto y la materia prima. Es una carta que busca partir de los productores locales, la estacionalidad y los sabores del mundo, de una manera relajada y joven. Abren todo el día, así que Rebelión es un lugar donde se puede desayunar, almorzar, merendar y cenar. Laburan con café de especialidad, masa madre, bebidas craft locales y se van relacionando con diferentes cocineres en el camino.

Rosa

Rosa es una mujer nacida en una región del centro oriente colombiano. Trabajó en distintos oficios en el campo y en la ciudad. Su historia personal se vio afectada por los impactos del conflicto armado colombiano y padeció varios desplazamientos forzados internos que dispersaron su familia. Llegó a Argentina hace varios años a reencontrarse con uno de sus hijos que luego partió.

Rosa es una mujer alegre y emprendedora que ha sabido reponerse a la tristeza. Trabaja pensando en el futuro y no renuncia a soñar. Desde hace varios años prepara comida típica colombiana que vende en ferias gastronómicas, festivales y en el reparto a domicilio de los comensales que siguen sus publicaciones. Arepas, tamales, pasteles están en el menú de los platos que prepara con esmero, afecto y mucho sabor colombiano.

Sayara

Hace siete años que Sayara abandonó su lugar habitual de residencia en el caribe colombiano. Con su esposo y sus dos hijos cruzaron varias fronteras hasta llegar a Argentina. En este país han querido echar raíces y reconstruir proyectos de vida.  Tomó varios cursos de cocina en Buenos Aires que ha sabido integrar con los sabores y secretos de la cocina de su tierra. Su sueño es tener un restaurante propio. Inició este camino interrumpido por las medidas sanitarias actuales, pero no se rinde, la cocina es su forma de integrar, reunir, compartir y aprender lógicas contrarias a la guerra y el sufrimiento.

Siriana

Restaurante Siriana nació en el barrio de Palermo en el año 2018, y surgió de la idea de Fátima Berro y de su hermano Ahmad, quien arribó al país en diciembre de 2015. Ambos originarios de Siria, Ahmad se dedica a cocinar las mejores delicias de la comida árabe, particularmente los platos de origen sirio, con el gusto y los sabores de alta calidad. Fátima administra el restaurante, dedicándole gran parte de su día, verificando también que los sabores sean de excelencia.

Dentro del restaurante se han celebrado diferentes celebraciones, cumpleaños, fiestas de fin de año y conmemoraciones diversas. Asimismo, en Siriana se han filmado programas televisivos, se han grabado programas infantiles, y hasta ha sido un espacio para desfile de modas.

Por otra parte, ofrecen un servicio de catering para distintos eventos, como el Día del Inmigrante, servicios en embajadas y asociaciones culturales. Han participado en eventos de relevancia de la comunidad árabe en Argentina, ofreciéndose una gran variedad de platos de la gastronomía árabe e internacional.

Tequelistos

Tequelistos nació el día de los enamorados: el 14 de febrero de 2015. Es una obra de Daniel y Sofía, quienes querían traer a la ciudad de Buenos Aires un sabor que les recordara a su casa en Venezuela, y que invitara a los argentinos a pensar en el Caribe. Así surgió un menú donde predominan los famosos tequeños. Nacieron en una pequeña cocina en el barrio de Palermo. Sus amigos fueron los primeros clientes y poco a poco fueron creciendo para llegar a más personas y conquistar a los argentinos.

Por muchos años participaron en ferias de gastronomía donde personas de todas las nacionalidades se enamoraron de sus recetas. En 2019 buscaron un lugar donde sus clientes pudieran ir a disfrutar de su comida, y de paso adquirir productos de origen venezolano que empezaron a ser descubiertos por los argentinos. En 2020 llegaron al barrio de Belgrano para conquistar a más vecinos de la ciudad, junto a un equipo conformado por venezolanos, argentinos y colombianos. Sofia y Daniel impulsaron este proyecto que hoy en día es parte de la oferta culinaria porteña y siguen comprometidos con sus clientes para ofrecer el mejor servicio y dejar su toque “TequeLover” en cada pedido. Su especialidad son los tequeños, queso cubierto con una fina capa de masa. Su innovación: tequeños que además de queso también están rellenos de tajadas, el nombre que recibe el plátano frito (que llaman “Tequeyoyos”). También ofrecen pastelitos estilo venezolano con varios tipos de relleno, y tequeños rellenos de chocolate.

Vinotinto Cocina Andante

Vinotinto es una cocina que se mueve, que cambia de forma según el camino que toma. Una cocina que lleva consigo lo mejor que tiene, y lo comparte con quienes la acompañan.

En Vinotinto se encuentran diferentes opciones de confort food, desde un plato del día que va cambiando, con porciones abundantes y deliciosas, una heladera llena de porciones individuales envasadas al vacío y listas para calentar y comer que van desde carne, pollo, cerdo, pescado y opciones veggies.

Moisés Dagui, creador y jefe de cocina, es desde siempre un apasionado del buen comer. Con padre italiano y madre venezolana, se formó académicamente en la Universidad Simón Bolívar de Administrador Hotelero. Su primer destino internacional fue Estados Unidos donde se desempeñó como Sous Chef del restaurante “Sale e Pepe” en el Marco Beach Ocean Resort. En 2006 viajó a Italia, donde trabajó 3 años en el Restaurante “Osteria del Vicario” (1 * Michelin) donde llegó a ser Jefe de cocina. En 2011 se radicó en Buenos Aires. 

El proyecto Vinotinto comida andante, está acompañado por jóvenes cocineros de diferentes nacionalidades, venezolanos, hondureños y argentinos.

¿Cuáles son los comedores que se suman?

Las viandas fueron distribuidas a los comedores Santuario San Expedito, Parroquia Nuestra Señora de Caacupe y al Comedor Bartolina Sisa ubicados en la Ciudad de Buenos Aires y, Merendero Caleb (Villa Lamadrid), Merendero El Resplandor (Laferrere), el Merendero Honestidad y Amor (Garín) y Merendero Los Cara Sucia (San Fernando) en la Provincia de Buenos Aires.