Ataques violentos desplazan a miles de personas en la región de Kasai, en la República Democrática del Congo

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

En una foto de archivo de 2017, mujeres y niños congoleños desplazados internos se refugian en un almacén vacío en Tshikapa, la capital de la provincia de Kasai.

En una foto de archivo de 2017, mujeres y niños congoleños desplazados internos se refugian en un almacén vacío en Tshikapa, la capital de la provincia de Kasai.  © ACNUR/Andreas Kirchhof

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, expresa su preocupación por el resurgimiento de la violencia en la región de Gran Kasai de la República Democrática del Congo, que ya ha desplazado a miles de personas.

De acuerdo a las autoridades locales, se estima que 21.000 congoleños, principalmente mujeres, niñas y niños, han sido desplazados desde el 28 de marzo debido a los enfrentamientos entre los grupos étnicos de Luba y Kuba en la localidad de Bakwakenge de Kasai.

También, existen reportes de que al menos 13 personas fueron asesinadas, muchas heridas y 190 casas incendiadas hasta los cimientos.

La región de Kasai se ha recuperado de la violencia de 2017, que desplazó a 1,4 millones de personas dentro de la República Democrática del Congo y forzó a 35.000 personas refugiadas a buscar seguridad en Angola.

ACNUR hace un llamado a renovar el enfoque para restaurar la paz y calmar las tensiones en Kasai para evitar otra ola de desplazamientos masivos en el país.

Se reporta que las tensiones entre las dos comunidades han ido en aumento desde agosto de 2020 debido a disputas por la tierra. Los ataques y contraataques del año pasado, desplazaron a más de 13.000 familias, aproximadamente unas 40.000 personas. Muchas de ellas no han podido regresar a sus hogares por temor a represalias. En septiembre de 2020, ACNUR entregó apoyo en efectivo y artículos de primera necesidad, a 43.000 personas, incluidas 40.000 personas desplazadas y 3.000 de la comunidad de acogida afectadas por la crisis.

Actualmente, las agencias humanitarias realizan visitas a las áreas afectadas para evaluar la situación. La mayoría de las personas desplazadas lo dejaron todo atrás, no tuvieron tiempo para llevarse sus pertenencias. Las personas necesitan alojamiento, alimentos y acceso a servicios médicos. La mayoría son acogidas por comunidades locales que ya luchan por hacer frente a los recursos limitados. Otros duermen a la intemperie.

ACNUR está enviando suministros de emergencia, incluidos lonas de plástico para alojamientos, mosquiteros, mantas, bidones y utensilios de cocina de la capital, Kinshasa, pero las necesidades superan los suministros para ayudar a 5.000 familias.

Se necesitan con urgencia más recursos para ayudar a las personas desplazadas en la región. ACNUR ha recibido solo el 12% de los 204,8 millones de dólares (USD) necesarios para nuestras operaciones en la República Democrática del Congo.

En general, más de cinco millones de personas siguen desplazadas en la República Democrática del Congo.

Para más información sobre este tema, favor de contactar: